¿Cuál es la mejor bebida para quitar la sed?
Gente bebiendo agua en una fuente de madrid - abc

¿Cuál es la mejor bebida para quitar la sed?

La ola de calor ya ha llegado y las opciones para hidratarse son múltiples, aunque no todas ofrecen las mismas propiedades

Actualizado:

¿Tiene sed? La ola de calor acecha y la sensación de sed es traicionera: aparece en cualquier momento. La exposición al sol, las altas temperaturas y el mayor tiempo en la calle, la piscina o la playa son factores a tener en cuenta. Por ello es importante saber cuáles son las bebidas que mejor la combaten. Giuseppe Russolillo, presidente Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), asegura que el agua «es el líquido de preferencia». Sin embargo, Russolillo también destaca las propiedades de las infusiones, sopas y caldos. Estos últimos, representados por los gazpachos y sopas frías en la etapa estival.

«Lo bueno de las sopas y caldos, como el gazpacho, es que son muy hidratantes y mineralizantes. Tienen un valor nutricional importante», asegura el experto. Aunque en ningún caso estas bebidas pueden sustituir al agua, lo cierto es que en verano sudamos más y, además de agua, perdemos electrolitos (minerales presentes en la sangre) que hay que restituir.

Para completar la lista, están los refrescos, aunque «siempre con moderación y cuando no se padezca diabetes o riesgo de obesidad. En esos casos, la opción sería la versión light». También se podrían incluir, según cuenta Russolillo, los zumos y la leche: «Contienen mucha agua pero aunque pueden contribuir a una hidratación, los nutricionistas lo consideran más como un alimento que como una bebida».

Agua, sopas y caldos, refrescos, zumos y leche para hidratarY aunque lo habitual sea oír hablar de líquidos, también los helados de polo pueden servir para remediar la sed: «La primera percepción de hidratación se da a nivel sublingual», cuenta el experto. No obstante, no hay que olvidar que la sed «es un sistema de alarma, cuando aparece el cuerpo ya está deshidratado». Por ello, recuerda que especialmente en niños, mujeres embarazadas y gente mayor se debe evitar que aparezca la señal ya que supone un riesgo para la salud.

Una vez que haya aparecido, eso sí, hay que escoger. «Algunos pacientes me han comentado que con otras bebidas la sensación de sed no se le ha quitado tan rápidamente o de una manera tan eficaz como ocurre cuando beben agua», cuenta el nutricionista, aunque reconoce que no hay estudios que asocien el grado de satisfacción de la percepción de sed con la hidratación.

Temperatura idónea

¿La temperatura de la bebida influye para saciar la sed? Según explica Russolillo, influye indirectamente. La temperatura puede provocar rechazo a la ingesta y acabar tomando menos cantidad de la que se necesita. Además, tomar una bebida demasiado fría en verano puede sentar mal, ya que el contraste de temperatura puede generar malestar estomacal. Lo ideal, dice Russolillo, es beber a una temperatura caliente en invierno y fresca en verano, pero sin llegar a extremos.

En cuanto a la cantidad, la recomendación general es de ocho vasos diarios de agua al día. No obstante, en verano se incrementan las necesidades de hidratación. Por eso se aconseja acompañarla de la ingesta de fruta y, sobre todo, evitar que aparezca la sensación de sed.