Cómo está regulada en España la píldora del día después
La píldora del día después se vende sin receta en España desde 2009 - valerio merino

Cómo está regulada en España la píldora del día después

Se vende en las farmacias sin receta desde 2009

Actualizado:

En España, desde 2009, la píldora del día después se vende en las farmacias sin receta y sin una edad mínima para su acceso. Así está contemplado en la Ley de Salud Sexual y Reproductiva que aprobó el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

La actual ministra de Sanidad, Ana Mato, encargó un informe, del que aún no se conocen los resultados, a un consejo asesor para conocer los efectos que la píldora poscoital provoca en la salud de las mujeres y decidir si este medicamento se debe seguir adquiriendo sin necesidad de receta médica como hasta ahora. Mato recordó que se trata de un medicamento que requiere prescripción para menores en países como Reino Unido, Finlandia, República Checa, Dinamarca, Croacia, Polonia, Hungría, Italia, Alemania y Grecia, y dispensación libre en el resto de las edades.

Para la Sociedad Española de Contracepción (SEC) no hay ninguna duda de que el medicamento es seguro. «Las farmacias venden paracetamol sin receta y es más peligroso que la "píldora del día después"», apuntó Esther De la Viuda, presidenta de la SEC. En su opinión, las dudas que plantea Ana Mato ya están resueltas. «Ni la Organización Mundial de la Salud ni otros organismos científicos como el británico Royal College han visto problemas de seguridad. Los principales efectos adversos son cefaleas y náuseas. No se ponen objeciones a la venta sin receta y se puede recurrir a ella más de una vez por ciclo, con seguridad. Aunque esto no quiere decir que sea lo adecuado», resumió Esther de la Viuda.

Por su parte, la Organización Médica Colegial (OMC) apoya que la píldora poscoital se dispense de manera gratuita, pero en los centros de salud y bajo prescripción médica porque se trata de un medicamento y como tal, «no está exento de riesgos». Además, consideran que desde las consultas se podrían recomendar otros métodos anticonceptivos que eviten enfermedades de transmisión sexual, «que están experimentando un aumento en los últimos años».