Gallardón cita a Guerra para acusar al PSOE de división interna sobre el aborto
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón - efe

Gallardón cita a Guerra para acusar al PSOE de división interna sobre el aborto

El ministro de Justicia cita una entrevista que dio el ex vicesecretario general del PSOE al diario ABC donde confesó la diferencia de opiniones en el seno de su partido

Actualizado:

La reforma de la Ley de Interrupción del Embarazo ha vuelto esta mañana a convertirse en uno de los puntos más polémicos del Pleno. El titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, acabó preguntándole a la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, si realmente «¿le parece razonable que una menor que no puede comprar alcohol ni tabaco pueda interrumpir su embarazo?».

El ministro apuntó directamente a la herida y recordó la entrevista concedida al ABC por el diputado Alfonso Guerra en el que éste aseguraba no haber encontrado a nadie en el grupo parlamentario socialista que estuviera a favor de que una menor pueda abortar sin el permiso de sus padres. «¿Cómo me pretende convencer de algo de lo que no están convencidos?» le espetó.

Previamente, la dirigente socialista había pedido a Ruiz-Gallardón que se preocupe más de los «nacidos» que por los «no nacidos» en alusión al impacto de los recortes del Gobierno lo que llevó al ministro a que le recriminara, «¿hasta dónde puede llegar la perversión de su razonamiento que la protección de los nacidos sea la desprotección de los no nacidos?».

Las menores no piden permiso para ser madres

Valenciano también le ha preguntado si no le parece curioso que las mujeres no tengan que pedir permiso para ser madres y, sin embargo, sí tengan «que recorrer un laberinto de permisos para no serlo». «Tampoco las menores le piden permiso a nadie para ser madres, ¿No le hace a usted pensar algo?», ha preguntado a Gallardón. Además, ha precisado que en nueve de cada diez abortos no han alegado ningún motivo. «¿Piensa dejarlas desprotegidas?», se ha cuestionado.

Sobre la preocupación del ministro sobre el 'nasciturus', Valenciano cree que es un «desvelo pertinente» y un tiempo que podría dedicar a atender a los nacidos que están sufriendo con su política, o a los jóvenes sin beca o personas sin empleo.

Por otro lado, en respuesta a otra pregunta sobre mismo tema de la diputada de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Laia Ortiz, ha subrayado que la reforma en la que trabaja sobre la Ley del Aborto dará las herramientas necesarias a la mujer embarazada para que ésta pueda decidir libremente así como apoyo para continuar con su gestación. A juicio del ministro, el problema de la oposición en el aborto está en que para ellos el derecho a decidir sobre la maternidad es «sólo el derecho a decir que no» y no se contempla en ningún caso «el derecho a decir que sí».

Mujeres con derecho a decir que sí

«Nosotros nos preocupamos por que la mujer tenga derecho a decir que sí y por eso nos preocupamos por que los obstáculos laborales o las presiones sociales no lo sean nunca para poder decidir libremente», ha recalcado. Es más, ha recordado el anuncio que hace apenas una semana formuló la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, que el Plan de la Maternidad, que se incluirá dentro del Plan integral de protección a la Familia, estará dirigido especialmente a las madres adolescentes o con dificultades y que se impulsarán programas sociolaborales para fomentar la autonomía económica de las que estén en situación de vulnerabilidad o exclusión social.

«Se van a buscar todas las formas posibles para que las mujeres no se vean abocadas a interrumpir su embarazo, como la información, la educación o la formación a mujeres de todas las edades para reducir el número de embarazos no deseados. Esa es la mejor prevención y, por eso, una de las medidas incluidas en el Plan de apoyo a la infancia y la adolescencia", ha agregado.

Por su parte, la diputada ecosocialista ha recordado al ministro que, según los organismos internacionales responsables en la materia, como la OMS, las políticas restrictivas son aquellas que favorecen el mayor número de abortos inseguros, al tiempo que ha puesto sobre la mesa el caso de Holanda o Canadá, países donde se da el aborto libre y apenas tienen lugar interrupciones voluntarias del embarazo.