El Gobierno estudia multar a los padres de menores con repetidos comas etílicos
Botellón en la Ciudad Universitaria de Madrid - OSCAR DEL POZO

El Gobierno estudia multar a los padres de menores con repetidos comas etílicos

La medida se incluye en el anteproyecto de ley para limitar el acceso a los adolescentes al alcohol

Actualizado:

El Gobierno está estudiando sancionar con multas a los padres de los menores que permanentemente acuden a las urgencias hospitalarias en situaciones de intoxicación y coma etílico ya que esta conducta la entienden como una dejación de la tutela efectiva por parte de los progenitores.

El Delegado del Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín, ha planteado esta propuesta en una rueda de prensa en la que se ha presentado una campaña que alerta sobre las graves consecuencias del inicio temprano del alcohol. Esta medida se baraja en el anteproyecto de ley que prepara el Gobierno para limitar el acceso de los adolescentes al alcohol.

«La iniciativa legislativa se encuentra en fase de estudio, pero es necesaria porque no se dispone de una normativa común para todo el estado», según Babín, quien ha advertido de que incluso se podría calificar de «maltrato» el hecho de que los padres permitan intoxicaciones etílicas reincidentes de sus hijos en su propio domicilio. «Parte de la sanción podrá ser sustituida por un curso de reeducación, pero no toda», ha dicho, para a continuación insistir en que «estos cursos funcionan cuando la familia se implica».

«Es difícil pedir un proyecto de salud a los adolescentes», ha reconocido Babín, por ello la campaña se presenta como una tarea de acompañamiento y perseverancia a los más jóvenes, «para que en su vida adulta puedan decidir en mejores codiciones» sobre sus actos y las responsabilidades que éstos conllevan.

En cualquier caso, la intención del Ejecutivo es aplicar con rigor la ley para un mayor control de la publicidad de bebidas alcohólicas. «Endureceremos la vigilancia con toda clase de productos alcohólicos, incluidos el vino y la cerveza», ha afirmado Babín, a la vez que desde esta misma Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas piensan ver el modo de vigilar la promoción del alcohol en las redes sociales e Internet, aunque ha reconocido que «es un medio difícil de controlar».

Otro aspecto que se aplica de manera desigual es el referente a las inspecciones de comercios, para controlar la venta a menores. En muchas poblaciones es la Policía Local la encargada de velar por que se cumpla la legislación, como sucede con el consumo de alcohol por parte de jóvenes y adolescentes en la vía pública, práctica conocida como «botellón».

En la misma línea, Raúl Izquierdo, de la Asociación Dual, responsable de la elaboración de la campaña «Los que no», hace hincapié en destacar hasta qué punto nuestra cultura convive con naturalidad con los hábitos alcohólicos, y los percibe como algo positivo hasta el punto de referirse a los locales de venta como «benditos bares», entendiendo el consumo como algo tolerado socialmente. «A ello contribuye que muchas marcas de bebidas se actúan de 'sponsors' en eventos deportivos» para lavar su imagen.