Madrid, 1886: Un tornado similar al de Oklahoma deja 47 muertos
Edificios y vehículos destrozados en el barrio de Moore, el más afectado por el tornado en Oklahoma (Estados Unidos) - efe

Madrid, 1886: Un tornado similar al de Oklahoma deja 47 muertos

Actualizado:

Nada hacía esperar en la mañana del 12 de mayo de 1886, que había amanecido como cualquier otro día de la primavera, el infierno que se desataría a media tarde. «A las 18.50 la veleta se inclina al Noroeste, luego al Oeste y poco después antes de las 19.00 al Suroeste. y conforme el viento gira, y varía así en dirección, aumenta descompasadamente en intensidad y concluye por soplar arremolinado, desde las 19.01 hasta las 19.06 principalmente, con furia devastadora y muy rara vez, ni aún por breves momentos, advertida en Madrid: sin ejemplar, seguramente, en los últimos veinte años», reza el testimonio el meteorólogo destacado en Observatorio Meteorológico del Retiro, recogido en la web Conturmadrid.es.

No andaba desencaminado el meteorólogo: tenía ante sus ojos un fenómeno singularmente destructivo, un tornado de fuerza similar al que se ha registrado este lunes en Oklahoma. En aquella ocasión el tornado tuvo una fuerza EF-3 (Enhanced Fujita scale, en inglés) frente al que se ha registrado este lunes en Oklahoma, de fuerza EF-4, y dejó 47 muertos, según ha explicado a Europa Press el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Alejandro Lomas.

Según detalla el meteorólogo Miquel Gayá en «El tornado de Madrid del 12 de mayo de 1886», la tempestad, que recibió el nombre de Killer, «tuvo un recorrido de suroeste a noreste y afectó a los municipios —entonces independientes— de Carabanchel Alto y Bajo y Madrid. Gayá añade que la mayor parte de los fallecidos «lo fueron por colapso de las casas o muros tras los que se refugiaron» y el resto «por la caída de árboles o el vuelco de carruajes».

Según los testimonios recabados por Gayá, quedaron seriamente afectados la finca de Vista Alegre del por entonces reciéntemente fallecido Marqués de Salamanca, o la colonia «El Porvenir del Artesano», un asentamiento de construcciones sencillas entre Carabanchel y Madrid. Además, el meteorólogo cita una noticia de un diario de la época, El Correo, en la que se detalla «un fenómeno rarísimo que prueba la violencia del huracán. Uno de los tranvías, que conducía catorce personas, fue sacado de la vía y volcado completamente, habiendo desaparecido las ruedas, sin saber dónde han ido a parar».

Aún se registran

Lomas ha recordado que este fenómeno no fue un suceso aislado, sino que se registran tornados en España de forma habitual, aunque con menor frecuencia e intensidad que en el país norteamericano, al tiempo que ha precisado que las zonas de la Península más favorables son las áreas de montaña interior, sobre todo los sistemas central e ibérico, así como una zona en el sur de Aragón, en la provincia de Aragón. Sin embargo, ha añadido que no existe constancia de que se haya superado la fuerza EF3.

Igualmente, se ha referido a las trombas marinas, que son menos violentas y más frecuentes y que están asociadas a las tormentas marinas. En cuanto a los distintos niveles, ha precisado que la escala es de 0 a 5, en función de la velocidad del viento. Concretamente, EF-0, implica vientos de entre 105 y 137 kilómetros por hora; EF-1, son vientos de entre 138 y 178 kilómetros por hora; EF-2, implica vientos de 179 a 218 kilómetros por hora; EF-3, vientos de 219 a 322 kilómetros por hora; EF-4, vientos de 267 a 322 kilómetros por hora y EF-5, supone vientos de 323 kilómetros por hora en adelante.

Impredecibles

«En España son muy esporádicos. No hay forma de determinar cuántos se dan», ha indicado. Lomas ha dicho que en el caso de las tormentas de tipo DANA (Depresión Aislada en Altura), conocidas popularmente como gota fría, son tormentas que dan lugar a muchas precipitaciones pero incluso pocas tormentas, por lo que normalmente no llevan asociados fenómenos convectivos.

El portavoz de la AEMET ha precisado que Estados Unidos es «mucho más favorable» a la formación de tornados, sobre todo en la zona de las grandes llanuras, en el centro del país, en un área conocida como 'el callejón de los tornados'.

De este modo, ha explicado que el fenómeno está asociado a una tormenta super-célula, y ha añadido que su estructura les hace ser más persistentes en el tiempo y asociarse a otros fenómenos como vientos y lluvias. Concretamente, ha dicho que la situación se origina sobre todo en el mes de mayo, cuando hay una masa de aire cálido y húmedo procedente del Golfo de México y sur de Estados Unidos en las capas bajas mientras que en las capas altas de la atmósfera predomina la inestabilidad, con temperaturas frías. Finalmente, respecto a la incidencia del cambio climático en el fenómeno, ha expuesto que, de momento no se observa una tendencia hacia tornados más o menos intensos que antes.

El tornado que ha afectado a la localidad de Moore, al sur de la ciudad de Oklahoma ha provocado, según el último balance, un total de 24 víctimas.