POLÉMICA

En Aragón al catalán se le llama LAPAO

Actualizado:

Las Cortes de Aragón han aprobado en pleno la ley de uso, protección, promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias, con los votos a favor del PP y el PAR, y con el rechazo a la totalidad de las enmiendas presentadas por los grupos de la oposición. La nueva ley elimina la normalización del uso del catalán y reconoce las modalidades lingüísticas de dos zonas de Aragón: la hablada en las áreas pirenaicas y prepirenaicas y la propia del área oriental de la Comunidad Autónoma. Con la aprobación de esta ley, queda derogada la anterior normativa, aprobada en 2009, que fijaba el aragonés y el catalán, como lenguas propias de la Comunidad.

La diputada del Partido Popular (PP), María José Ferrando, coordinadora de la ponencia de la Ley de Lenguas que quedó diluida por el abandono de CHA, PSOE e IU, ha defendido la nueva ley, en aras a proteger "los intereses de los aragoneses". Ha explicado que la totalidad de las enmiendas presentadas por la oposición -73 PSOE, 53 de CHA y 42 de IU- han sido rechazadas, en base al "sentido común", ya que la aplicación de todas ellas conllevaría un gasto total de "cerca de 39 millones de euros". "Rotular los 5.000 kilómetros de carretas sólo en carteles y flechas direccionales costaría 7, 5 millones de euros", ha apuntado.

Además de evitar este "despilfarro", lo que "no es un tema menor", ha precisado que esta normativa protege al 5% de aragoneses que no habla castellano, sino que utilizan expresiones de la tierra, por lo que se ha elaborado en base a "un criterio social y cultural". También la diputada del PAR, María Herrero, en representación de su grupo, ha defendido esta nueva ley, con un sabor "agridulce", al ver que no cuenta con el apoyo de la Cámara.

En este sentido, ha afirmado que esta nueva ley no fractura a Aragón en dos bloques, como sí hacía, a su juicio, la anterior que "nació mal y mal creció", sino que habla de la "lengua aragonesa del norte y la lengua aragonesa del este". "No somos anticatalanistas, somos aragonesistas", ha manifestado Herrero, con los aplausos de una veintena de miembros de la plataforma "NO hablamos catalán" que han seguido el debate.

"Ridículo absoluto"

En cambio, la oposición ha calificado de "ridículo absoluto" la aprobación de esta ley, que fija como lengua propia de Aragón la "LAPAO y LAPAPYP", en lugar del aragonés y catalán, respectivamente, ha apuntado la diputada socialista, Mayte Pérez, quien ha criticado que el carezca de "rigor académico".

Por su parte, Nieves Ibeas, quien ha iniciado su intervención en castellano, aragonés y catalán en defensa de la "realidad trilingue" de la Comunidad, ha destacado el "retroceso histórico" que supone esta ley, "escándalo de la comunidad científica". CHA, "absolutamente vinculada a la identidad" del pueblo aragonés, no puede vota a favor de esta ley, que "recorta derechos", ha precisado, lo que ha provocado también los aplausos en el palco de un grupo de asistentes en contra de la nueva normativa.

Por su parte, Izquierda Unida ha comentado que esta ley no contempla la realidad de que Aragón está formada por "gente diversa", por una "suma de identidades", no enfrentadas, al tiempo que ha puntualizado que hasta el título es "mentiroso", porque no protege ni promociona nada.