La Policía «ocupa» las favelas de Río de Janeiro ante la próxima visita del Papa
Un grupo de policías vigila, durante una toma policial a tres favelas ubicadas en las faldas del cerro del Corcovado - efe

La Policía «ocupa» las favelas de Río de Janeiro ante la próxima visita del Papa

Ha instalado «unidades de pacificación» para mejorar la seguridad, ya que Francisco tiene previsto visitar una de ellas

Actualizado:

La Policía Militar (PM) de Río de Janeiro ha ocupado tres favelas de la zona sur de la ciudad con Unidades de Pacificación (U PPs), como parte de los preparativos para la visita del Papa Francisco, que participará entre el 23 y 28 de julio en la Jornada Mundial de la Juventud.

Cerca de 420 hombres fuertemente armados participaron en la operación en las favelas Cerro Corá, Guararapes y Vila Cândido, en las que viven cerca de 3.000 personas. La operación incluyó canes adiestrados, un helicóptero blindado y un temido tanque blindado, conocido en las favelas como “caveirão”(calaverón).

Una de las favelas, Cerro Corá, queda cerca al famoso Cristo Redentor, uno de los monumentos emblemáticos de la ciudad, que debe ser visitado por el Papa. “Sin duda, la ocupación favorece aún más la seguridad para el encuentro de los jóvenes con el Papa”, informó Frederico Caldas, relaciones públicas de la PM.

En Cerro Corá, la Policía instaló una unidad móvil de identificación biométrica que será usada para detectar bandidos. Unos 190 policías deben ser transferidos a la favela de forma permanente. El italiano Alberto Gasbarri, jefe del departamento de viajes internacionales del Vaticano, ya estuvo en Brasil visitando las favelas pacificadas que podrán entrar en la ruta del Papa en eventos paralelos a los actos centrales de la Jornada. La próxima semana, los organizadores deben decidir en cual de ellas se realizará esa visita.

Durante la operación fueron aprehendidos paquetes de marihuana, radiotransmisores y una gran cantidad de munición para pistolas y fusiles, usados por el narcotráfico. Las tres favelas eran el refugio de bandidos miembros de la organización criminal Comando Vermelho, una de las más antiguas y peligrosas de Río.

Las operaciones de pacificación comenzaron en 2008 como estrategia para expulsar a los narcotraficantes, que dominan las favelas hace más de cuatro décadas. El proyecto prevé 40 UPPs hasta el 2014, de las que ya se instalaron 30. Las acciones se intensificaron después que la ciudad entró en la ruta de grandes eventos como la JMJ, el Mundial 2014 y las Olimpiadas 2016.