Doña Letizia irá con falda por la rodilla, mantilla y sin peineta a la misa de inicio del Pontificado de Francisco
Los Príncipes de Asturias en la beatificación de Juan Pablo II - ap
protocolo en el vaticano

Doña Letizia irá con falda por la rodilla, mantilla y sin peineta a la misa de inicio del Pontificado de Francisco

El Príncipe vestirá el uniforme de gran gala del Ejército de Tierra y la Princesa llevará un traje de chaqueta negro

Actualizado:

Los Príncipes de Asturias asistirán este martes a su primera misa de inicio de un Pontificado, un acto para el que el Vaticano ha recomendado una etiqueta flexible, sobre todo en el caso de los caballeros, que podrán podrán elegir entre el frac, el chaqué y el traje oscuro. Las señoras, sin embargo, deberán asistir con vestido negro cerrado (sin escote y con manga larga), con el largo por debajo de la rodilla y con velo. Y a esta recomendación se ajustarán Don Felipe y Doña Letizia.

Aunque la recomendación deja a Don Felipe un amplio margen para elegir, lo más probable es que el Príncipe, que encabeza la delegación española, acuda a la misa de inicio del Pontificado de Francisco con el uniforme de gran gala del Ejército de Tierra, el que llevó el día de su boda, con las más destacadas condecoraciones, entre ellas el Toisón de Oro. Este uniforme equivale protocolariamente al frac.

La Princesa, sin embargo, optará por un traje de chaqueta de color negro con el largo de la falda por la rodilla, el mismo o similar al que se puso en mayo de 2011 para asistir a la misa de Beatificación de Juan Pablo II. Igual que entonces, Doña Letizia se cubrirá el pelo con una sencilla mantilla de encaje, pero sin la tradicional peineta que ha lucido en otras ocasiones, tanto en el Vaticano como en España.

El de hoy será el tercer acto de los Príncipes en la Santa Sede. La primera vez que Don Felipe y Doña Letizia acudieron al Vaticano fue en 2004, cuando Juan Pablo II les recibió en audiencia tras contraer matrimonio. En aquella ocasión, la Princesa sí que acudió con un vestido largo de color negro, con una peineta y una larga mantilla de encaje negra, de acuerdo con la rigurosa etiqueta de las audiencias papales. Pero para las ceremonias al aire libre, como la de hoy, la etiqueta recomendada por el Vaticano se vuelve mucho más flexible. Ya no se lleva a rajatabla la norma casi obligada hasta hace unos años, según la cual, los caballeros debían ir de frac y las señoras con vestido largo.

Sin «privilegio de blanco»

La esposa del Heredero de la Corona no podrá hacer uso todavía, mientras sea Princesa, del histórico «privilegio de blanco», que permite a las Reinas católicas, tanto titulares como consortes, vestir de blanco ante el Santo Padre. Según el doctor en Historia y académico correspondiente de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, Amadeo-Martín Rey y Cabieses, este privilegio tiene su origen en el agradecimiento del Papa a los Reyes que se mantuvieron fieles durante la Reforma Protestante.

Junto a la Reina de España, que además de mantilla blanca lleva peineta, las únicas que pueden hacer uso de este privilegio son las Reinas Paola y Fabiola de los Belgas, la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo y las Princesas María de Liechtenstein y Charlene de Mónaco.