Kirchner pide al Papa Francisco que intermedie en el conflicto de las Malvinas
La presidenta argentina, junto al Papa - efe
NUEVA ERA EN EL VATICANO

Kirchner pide al Papa Francisco que intermedie en el conflicto de las Malvinas

La presidenta argentina le regalo un poncho y Francisco le obsequio a ella, entre otras cosas, con una rosa blanca en representación de santa Teresita, su santa preferida

Actualizado:

El encuentro de 20 minutos, seguido de almuerzo, que mantuvieron este lunes el Papa Francisco y su compatriota, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue calificado por la mandataria argentina de «fructífero e importante». En la primera reunión del nuevo Pontífice con un jefe de Estado, la presidenta pidió al Santo Padre su intermediación en un diálogo con el Reino Unido para arreglar el conflicto de las Malvinas, según Kirchner, que hizo esperar dos horas a decenas de periodistas en el hotel Edén, del centro de Roma, tras su cita en la residencia provisional del Papa en Santa Marta.

«Es imprescindible que se cumplan las resoluciones de Naciones Unidas», aseguró Kirchner en relación al problema que separa a Londres y Buenos Aires. El Papa le habló, según afirmó, del buen trabajo de todos los líderes latinoamericanos por la «patria grande» en palabras de San Martín y Bolívar. También se trató de la esclavitud y la trata de personas.

Finalmente Kirchner invitó al Obispo de Roma a visitar Argentina y este prometió «consultar su agenda». La presidenta regaló un poncho al Papa y Francisco le obsequió a ella, entre otras cosas, con una rosa blanca en representación de Santa Teresita, su santa preferida. Dijo haberle visto «sereno, seguro, preocupado y ocupado».

La presidenta, además, no admitió preguntas por lo que su comparecencia nada tuvo que ver con una rueda de prensa a la que, pretendidamente, se había convocado a los informadores desplazados a la Santa Sede. Los representantes de los medios de comunicación, como protesta por la demora, abuchearon a la presidenta poco antes de llegar a la sala.

Por parte del Vaticano, su portavoz, Federico Lombardi, tildó el encuentro de «gesto de cortesía y afecto» hacia la jefa de Estado y al pueblo argentino, de donde procede el Papa. El portavoz subrayó que no se trata de una visita formal o de Estado, sino un gesto de cortesía y de cariño hacia su presidenta, por lo que no hubo comunicado oficial de la Santa Sede.

La relación entre el Papa Francisco, hasta ahora arzobispo de Buenos Aires, y los Kirchner ha sido bastante conflictiva en los últimos años, sobre todo tras la aprobación de las leyes sobre el aborto y el matrimonio homosexual, a las que se opuso Bergoglio.

La última audiencia en privado entre Fernández de Kirchner y el Sumo Pontifice tuvo lugar en 2010. Cristina Fernández asistirá mañana a la misa de inicio del Pontificado, a la que se espera acudan 150 delegaciones de distintos países.