El nuevo Papa visitó la basílica española de Roma a las ocho de la mañana
El Papa ha acudido a rezar a la Basílica de Santa María la Mayor - reuters

El nuevo Papa visitó la basílica española de Roma a las ocho de la mañana

Su primera salida del Vaticano fue para rezar ante la Virgen «Protectora del Pueblo Romano»

Actualizado:

Francisco I es un Papa madrugador, rápido y sencillo. A las ocho de esta mañana, cuando mucha gente iba todavía camino de su trabajo, el Santo Padre elegido la noche anterior entraba por una puerta lateral en la basílica de Santa Maria Mayor, el más antiguo de los templos dedicados a la Virgen en Roma.

En su primera salida al balcón de la basílica, la noche del miércoles, el nuevo Papa anunció que acudiría hoy a visitar a la Virgen, pero no dijo a qué hora ni a dónde. Naturalmente, fue a la imagen de Nuestra Señora «Salus Populi Romani», «Protectora del Pueblo Romano», en Santa María la Mayor, la basílica española de Roma, de la que es arcipreste el cardenal Santos Abril y protocanónigo el Rey de España.

El Papa rezó durante unos treinta minutos ante la pequeña imagen situada en la Capilla Paulina y dirigió un simple mensaje, esencial y breve, a los fieles que se encontró: «Sed misericordiosos».

Unos minutos después saludaba de nuevo desde la puerta lateral a medio centenar de fotógrafos y cámaras de televisión que se habían apostado ante la basílica mariana desde las primeras horas. A su lado, sonriendo de oreja a oreja, saludaron también el cardenal vicario para Roma, Agostino Vallini, y el titular de la basílica, Santos Abril, quien le acompañó en un automóvil Volkswagen negro.

Su séquito y su escolta eran mínimos. Le acompañaba el prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gaenswein, que mantiene también su antiguo trabajo de secretario personal de Benedicto XVI. A las nueve de la mañana, el Papa estaba de regreso en la Casa Santa Marta. Algunos de los purpurados que le habían elegido el día anterior estaban todavía durmiendo.

Según el cardenal Dolan, el Papa tenía pensado acudir hoy a Castel Gandolfo para saludar a su predecesor.