Sin rastro del Papa Juan XX
Detalle de un grabado del Papa Juan XXI - secretariado nacional da pastoral da cultura

Sin rastro del Papa Juan XX

El listado oficial de los Papas pasa de Juan XIX (1024-1032) a Juan XXI (1276-1277). ¿Qué fue del vigésimo?

Actualizado:

Se llamaba Juan y llegó a ser Papa, aunque aún se discute si legítimo o antipapa, pero la denominación que adoptó el obispo de Sabina el 20 de enero de 1045 fue la de Silvestre III. En este prelado impuesto por la familia de los Crescencios después de haber expulsado de Roma a Benedicto IX parece estar la clave del error que cometió el portugués Pedro Juliao al denominarse Juan XXI y no Juan XX como le correspondía.

La intrusión de Silvestre III, aunque breve -renunció el 1 de mayo de 1045 tras ser depuesto y excomulgado por Benedicto IX-, vino a confundir el recuento. Eran años convulsos en Roma. Benedicto IX ocuparía el solio pontificio hasta en tres ocasiones.

Según recoge Mario Madrid-Malo en el libro «Tú eres Pedro: el papado en la historia» (Ediciones San Pablo), en varios documentos de la época se le llamaba el Papa Juan. «Como hasta el año 1045 se contaban -erradamente- diecinueve papas de la serie joanea, ciertos cronologistas asignaron el número XX de tal serie al pontífice electo en aquel año». ¿Erradamente?

Para este abogado y profesor universitario colombiano, Pedro Juliao adoptó por error el nombre papal de Juan seguido del número XXI en 1276 porque «tenía por vigésimo de los juanes a Romano de Túsculo, hoy conocido como Juan XIX». En las tablas papales «figuraría como Juan VIII el antipapa elegido por el pueblo de Roma en enero de 844, a la muerte de Gregorio IV (828-824)».

Tanto si el error fue causado por Juan de Sabina o por el antipapa Juan VIII, en lo que coinciden los historiadores es que Juan XXI debió ser Juan XX. «Petrus Juliani, Obispo-Cardinal de Tusculum, fue elegido Papa y coronado comoJuan XXI (realmente XX)», reza la biografía del primer Pontífice portugués en la Enciclopedia Católica.

El cardenal Roncalli subsanaría el error al ser elegido Papa en 1958 y adoptar el nombre de Juan con el número que le correspondía, Juan XXIII, ignorando las críticas por denominarse igual que el antipapa Baltasar Cossa (1410). En el listado queda una laguna numérica ya que el Papa Juan XX nunca existió.