Bruselas realizará miles de análisis de productos cárnicos en busca ADN de caballo
Análisis de carne en un laboratorio de Alemania - reuters
consumo

Bruselas realizará miles de análisis de productos cárnicos en busca ADN de caballo

Las pruebas rastrearán también la presencia de phenylbutazon, un antiinflamatorio de uso veterinario que vuelve la carne de equino impropia para el consumo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Unión Europea se dispone a lanzar una campaña generalizada de análisis de productos cárnicos preparados, para ver si contienen carne de caballo o si esta tienen rastros de phenylbutazon, un antiinflamatorio de uso veterinario que vuelve la carne de caballo impropia para el consumo.

Al término de una reunión de emergencia de representantes de los países afectados por el reciente caso de presencia de carne de caballo en productos que indicaban que se trataba de carne de vacuno en Gran Bretaña, el comisario europeo de sanidad, Tonio Borg, anunció la puesta en marcha de 2.500 análisis de ADN en productos de consumo de origen animal y 4.000 más para detectar la presencia de phenylbutazon.

A la reunión no asistieron representantes españoles, puesto que España no está afectada, que se sepa, ni como afectada por la comercialización de productos dudosos ni como productora de carne. La Comisión insiste en señalar que lo sucedido sigue siendo un problema de etiquetado, «una estafa al consumidor», y que no existe constancia de que haya el menor riesgo sanitario para los consumidores.

Los resultados, a mediados de abril

Los análisis serán realizados a partir de marzo y los resultados se esperan a mediados de abril. Borg ha insistido en que la Comisión va a acelerar los trabajos legislativos para que sea obligatorio que las etiquetas de los productos preparados a base de ingredientes cárnicos indiquen también el origen de las materias primas con los que están fabricados. Por ahora se han encontrado sospechas de que ha ocurrido lo mismo en una región alemana (Renania del norte-Westfalia) y en Suiza.

Estas medidas serán sometidas a la aprobación de los Veintisiete este viernes. El comisaro ha dicho que «no se puede garantizar que con el etiquetado del origen de la carne se acabará para siempre con las trampas, pero se les dejará menos espacio a los que están buscando maneras de hacerlas».

Europol se encarga de coordinar las investigaciones que llevan a cabo los países europeos en su territorio, dado que el problema ha adquirido dimensión geográfica paneuropea. Según lo que se sabe hasta ahora, se acusa a un productor rumano de suministrar carne de caballo a un subtratante francés de la multinacional Findus que es la que ha comercializado la lasaña preparada en el Reino Unido.