Sexta visita a Navarra del brazo incorrupto

Actualizado:

La llegada de las reliquias de San Francisco Javier «es una ocasión redonda y sobresaliente. Algo de Francisco vuelve a su casa natal, 500 años después de su nacimiento», señala a ABC el arzobispo de Pamplona, quien recuerda que se trata de la sexta visita del brazo incorrupto del santo, patrón de las misiones de la Iglesia católica y de la Comunidad Foral, a Navarra. «Según mis informaciones -recuerda el prelado-, vino por primera vez en 1922, con ocasión del tercer centenario de su canonización. En 1949, cuando se cumplían los 400 años de su llegada a Japón. En 1952, con ocasión del 400 aniversario de su muerte. En 1965, en la celebración de los 25 años de la Javieradas. Y en 1990, en los 50 años de estas peregrinaciones».

El brazo derecho incorrupto de San Francisco Javier se conserva en la iglesia jesuita del Gesú de Roma, de donde únicamente sale para viajar a lugares santos de la Compañía de Jesús.

En esta ocasión, los restos también serán expuestos a la veneración de los fieles en la madrileña iglesia de los jesuitas de Serrano, donde permanecerán del 20 al 24 de abril, de donde partirá de regreso a Roma. Para Sebastián, «su presencia y los actos del Año Jubilar tendrán mucho eco y mucha resonancia religiosa y social. Ojalá haya también mucho fruto espiritual en la vida de los peregrinos y de los admiradores de este santo tan genial y tan atractivo». El prelado sostiene que «la memoria de San Francisco mueve los corazones y nos anima a hacer mejor nuestro trabajo».