Ana Pastor reestructura Sanidad para potenciar la colaboración con las Comunidades Autónomas

A. G. A. MADRID.
Actualizado:

El Gobierno aprobó ayer en Consejo de Ministros un Real Decreto por el que se modifica y desarrolla la estructura orgánica del Ministerio de Sanidad y Consumo. Así, una vez culminado el proceso de transferencias a las Comunidades Autónomas y tras la aprobación del Estatuto de la Agencia Española de Seguridad la semana pasada, Sanidad ha completado la reordenación de su estructura con el fin racionalizarla y disminuir el gasto público.

La principal novedad es la supresión de la secretaría general de Gestión y Cooperación Sanitaria, que se denominará a partir de ahora secretaría general de Sanidad y que tendrá como objetivo potenciar la colaboración y coordinación con los servicios sanitarios de las distintas Comunidades Autónomas. En este sentido, el Insalud se transforma en un organismo de menor dimensión, que pasa a llamarse Instituto Nacional de Gestión Sanitaria y dependerá a partir de ahora de la nueva Secretaría de Sanidad. El nuevo Instituto contará con tres subdirecciones y se ocupará, además, de la gestión sanitaria en Ceuta y Melilla

El nuevo secretario general de Sanidad será Rafael Pérez-Santamarina Feijóo, médico gallego especializado en medicina interna y aparato digestivo. De su secretaría dependerán también las direcciones generales de Alta Inspección y Coordinación del Sistema Nacional de Salud, que dirigirá Ana María Sánchez Fernández; Planificación Sanitaria, Sistema de Información y Prestaciones, cargo que ostentará Luis Bohigas; y Salud Pública. Se crean también tres nuevas subdirecciones: la de Programas y Servicios Sanitarios, Análisis Económicos y Estudios y Sistemas de Información Sanitaria.

Con el Real Decreto aprobado ayer nace una nueva dirección general de Consumo y Atención al Ciudadano, dirigida por Dolores Flores, que dependerá de la subsecretaría del ministerio. El Instituto Nacional de Consumo se vinculará a este nuevo organismo como ente autónomo.