Dos ensayos inciden en el control de la hipertensión para reducir la mortalidad.ABC

Los hipertensos deben reducir sus niveles de colesterol aunque sean normales

El Hospital Clínico de Madrid reúne a 500 cardiólogos para ofrecer una puesta al día en técnicas diagnósticas y prevención de enfermedades cardiovasculares

MADRID. N.R. DE CASTRO
Actualizado:

El Simposio Internacional de Cardiología que organizan el Hospital Clínico de Madrid y la Clínica Mayo de Estados Unidos arrancó ayer con la presentación de dos ensayos clínicos -Ascot y Allhat- que inciden en el control de la hipertensión arterial para reducir la mortalidad. El estudio Ascot ha demostrado, por primera vez, la importancia de controlar el colesterol en los pacientes hipertensos, aunque se encuentre en unos niveles de normalidad. Esta es la salvedad que deberán tener en cuenta los cardiólogos cuando sus pacientes hipertensos tengan, al menos, dos factores de riesgo cardiovascular añadido, según las conclusiones del estudio. Problemas como ser diabético, además de hipertenso, o fumar o tener un corazón de mayor tamaño serían condiciones que obligarían a tomar medidas para reducir el colesterol, aunque los niveles estén cercanos a la normalidad.

En el ensayo se comprobó que la administración de un fármaco reductor del colesterol (atorvastatina) hacía descender claramente la mortalidad y las complicaciones cardiovasculares entre los hipertensos. En concreto, se muestra un descenso del 36% de muertes de origen cardiaco y de infartos de miocardio, así como la caída en un 27% de problemas cerebrovasculares o ictus y en un 29% la aparición de enfermedades coronarias. La claridad de los resultados obligó a suspender el estudio a los tres años de su comienzo, aunque estaba previsto una duración de cinco años. Con esta suspensión se quería proteger a los pacientes que estaban tomando placebo.

El doctor José Luis Zamorano, jefe de la Unidad de Ecocardiografía del Hospital Clínico, destacó que si el ensayo hubiera durado los cinco años previstos, los fármacos para reducir el colesterol, habrían hecho descender en un 50% la incidencia de la enfermedad cardiaca en los hipertensos.

Por otra parte, el estudio Allhat incide en la importancia de utilizar más de un fármaco para controlar la hipertensión. En plena discusión por reducir el gasto farmacéutico en España, el trabajo proporciona argumentos a los cardiólogos que confían en la «politerapia» para proteger la salud de los hipertensos. Desde el punto de vista económico, la ventaja de este ensayo es que reafirma el valor de los diuréticos, los medicamentos más económicos para controlar la tensión. «Aunque no proporcionen los beneficios añadidos que ofrecen las estatinas», puntualizó Bijoy Khanderia, responsable de enfermedades cardiovasculares de la Clínica Mayo. El estudio no fue patrocinado por ninguna compañía farmacéutica y contó con 40.000 pacientes.

Otra de las conclusiones que arroja el Allhat es la importancia de controlar la tensión arterial sistólica o máxima por encima de la mínima o diastólica. Existe la creencia generalizada de que una tensión mínima muy descompensada puede ser más peligrosa, aunque el estudio ha comprobado que la sistólica fue más difícil de controlar.