Doscientos millones de dólares, el último intento para erradicar la polio

ABCMADRID. La Organización Mundial de la Salud (OMS) había fijado el año 2005 como objetivo irrenunciable para la erradicación de la poliomielitis. Pero los esfuerzos y las campañas de vacunación no

ABC. MADRID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Organización Mundial de la Salud (OMS) había fijado el año 2005 como objetivo irrenunciable para la erradicación de la poliomielitis. Pero los esfuerzos y las campañas de vacunación no han logrado acabar con una infección técnicamente eliminable. En cuatro países el polivirus resiste, pese a los esfuerzos de la OMS. Pakistán, la India, Afganistán y Nigeria se han convertido en el refugio de la polio.

La Fundación Bill y Melinda Gates y Rotary Internacional han decidido sumarse al esfuerzo y dar un último empujón. Ayer anunciaron una donación de 200 millones de dólares, de los cuales los 100 primeros se destinarán a financiar campañas masivas de vacunación en los países donde la infección es endémica. Rotary International tiene previsto duplicar esa cantidad inicial en tres años gracias a una colecta entre sus miembros. Se trata de una de las donaciones más importantes de la Fundación Gates y la más alta jamás recibida por el Rotary desde su creación hace 102 años.

Guerras y supersticiones

La iniciativa para erradicar la polio ha eliminado el 99% de los casos en el mundo en los últimos veinte años. Aunque la falta de fondos, conflictos bélicos, incluso las supersticiones, han impedido la erradicación. Cuando en África se estaba a punto de conseguir, aparecieron falsos rumores sobre supuestos efectos de esterilidad provocados por las vacunas en Nigeria que truncaron la campaña y la infección resurgió.

La poliomielitis, una enfermedad altamente infecciosa, es causada por un virus que afecta fundamentalmente a los niños menores de 5 años. Invade el sistema nervioso y puede causar una parálisis total en cuestión de horas. El virus penetra en el organismo a través de la boca y se multiplica en el intestino. En uno de cada doscientos casos, el paciente sufre una parálisis irreversible, generalmente en las piernas. En esos casos más graves, entre el 5 y el 10 por ciento de las víctimas muere por la inmovilización de los músculos que permiten la respiración. Este virus, cuyas secuelas son visibles en las extremidades de muchos supervivientes, carece de cura, pero puede prevenirse con la inmunización adecuada.