Altadis baja el precio de las marcas Fortuna y Nobel en 65 céntimos

Madrid. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Altadis anunció hoy su decisión de bajar el precio de las cajetillas de Fortuna, Nobel y Ducados (negro) tras la senda abierta la pasada semana por Philip Morris.

El pasado día 25, Altadis subió en 25 céntimos el precio de las tres citadas marcas, hasta los 2,50 euros. Un día después, Philip Morris bajó en 40 céntimos el precio de Marlboro y Chesterfield, y en 45 céntimos el L&M.

Ante esta situación, y "con el fin de mantener la competitividad de la compañía en el mercado español", Altadis ha bajado en 65 céntimos el precio de Fortuna y Nobel, hasta los 1,85 euros, y en 50 céntimos el Ducados (negro), que queda en los 2 euros.

De este modo, y en contra de lo sucedido en los últimos días, la cajetilla de Fortuna vuelve a costar menos que la de Marlboro, que ahora se vende a 2,35 euros.

Lo que Altadis no varía es el precio del Ducados Rubio, la marca de mayor crecimiento, que se mantiene en 1,75 euros.

En un comunicado, Altadis recuerda que su decisión de incrementar el precio de los citados productos se produjo tras la decisión de elevar la fiscalidad del tabaco aprobada por el Consejo de Ministros el 20 de enero.

La compañía hispano-francesa explica que "ha decidido bajar los precios de sus marcas debido al reposicionamiento de precios de otras marcas, después de haber analizado todas las posibles opciones".

El fin es "sostener su competitividad en el mercado español, mantener la actividad industrial y defender los intereses de sus accionistas".

Altadis advierte, no obstante, que "de mantenerse la situación actual", el impacto negativo en su beneficio operativo (Ebitda) será aproximadamente de 170 millones de euros.

Asimismo, la compañía "lamenta el impacto negativo que esta medida tendrá en la red de venta minorista", pero reitera "la imposibilidad de operar de una forma diferente en estas circunstancias de mercado".

Justo ayer los estanqueros amenazaron con acudir a los tribunales de justicia o a las autoridades de competencia cada vez que una compañía bajara el precio del tabaco sin previo aviso, ya que, en estos casos, los estancos se ven obligados a vender el género a pérdidas.