Determinados cafés pueden ser la nueva comida basura
Determinados cafés pueden ser la nueva comida basura - Fotolia
Dieta coherente

El café que tomamos fuera de casa puede engordar más que una hamburguesa con queso

Un Frappuccino suma entre 400 y 500 calorías, la misma cantidad que dos porciones de pizza

Actualizado:

En plena operación bikini (ya quedan pocos meses para lucir cuerpo en playas y piscinas) no son pocos los que andan contando desesperadamente las calorías de los productos que se meten entre pecho y espalda con el objetivo de lograr perder esos «kilitos» de más que tanto molestan en verano.

Es por eso que, en estas fechas, suelen caerse de la dieta alimentos con mala fama como la comida basura. Sin embargo, existen otro tipo de peligros calóricos que se esconden detrás de una bebida que tomamos día sí, y tarde también: el café. Y es que, atendiendo a sus ingredientes puede llegar a engordar más que una hamburguesa con queso.

Así lo afirma la versión digital del «Daily Mail», donde se ha realizado un estudio pormenorizado de la cantidad de grasa que tienen estas bebidas y se ha descubierto que pueden llegar a sumar hasta 700 calorías (un tercio del total que debería tomar una persona adulta para llevar una dieta sana).

A su vez, desde este diario se ha descubierto que algunas bebidas de reconocidas marcas como « Starbucks» pueden llegar a contener la peligrosa cantidad de 18 cucharadas de azúcar por vaso (eso sí, en los casos más extremos y en el tamaño más grande de los existentes). Así pues, la próxima vez que vayas a tomarte un «cafelito» lo mejor será que te replantees sus ingredientes.

La combinación del desastre

Entre las combinaciones más calóricas, destaca la que ofrece un vaso grande de chocolate de la reconocida firma «Starbucks». Y es que, si se acompaña con nata, leche entera y algún sirope puede llegar a contar con la friolera de 690 calorías, una cantidad muy superior a la que nos ofrece la ya calórica hamburguesa con queso con aproximadamente 420 calorías.

Tampoco se libran los Frappuccino con nata, los cuales suelen aportar al cuerpo entre 400 y 460 calorías (las mismas que dos porciones de pizza). Todas estas bebidas, a su vez, suelen contar con una ingente cantidad de azúcar (aproximadamente 65 gramos), que supera con creces la que recomiendan los médicos a diario para poder estar sano.

«Es muy fácil consumir altos niveles de azúcar sin darse cuenta. Además, contra más azúcar se consume, más fácil es sentir antojo por ella, lo que crea un círculo vicioso», afirma la nutricionista Sarah Flower en declaraciones al susodicho medio.

Con todo, y en palabras de esta experta, esto no sucede solo con las bebidas de las grandes marcas, sino que –atendiendo al café que tomemos- las calorías aumentan. Así pues, un «café latté» pequeño puede contener 200 calorías, un cappuccino del mismo tamaño 122 y un moca 255 (sumando el doble de calorías en el caso de que el tamaño sea grande).

La receta más saludable

¿Qué hay que hacer para lograr reducir estas calorías= En palabras de los nutricionistas consultados por el «Daily Mail», hay que huir de aditivos como la nata y los siropes, apostar por la sacarina en lugar del azúcar y pedir leche desnatada en lugar de entera. A su vez, hay que evitar las bebidas calóricas como el chocolate o la crema o, en el caso de tomarlas, reducir la cantidad de calorías diaria que ingerimos durante la jornada. En cuanto a la selección de las bebidas, las mejores para no engordar son el café espresso (6 calorías en taza pequeña) o una infusión con agua, y no con leche.