Claves ante las picaduras de medusas, erizos de mar y demás animales marinos

Cuidado a la hora de retirar las púas de los erizos de mar, ya que se rompen con facilidad

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ahora que ya sabes qué hacer si te pica una garrapata, te vamos a contar qué debes hacer en el caso de que te pique algún animal marino. Seguro que, en alguna ocasión, te has bañado en el mar y has visto alguna medusa. Ten cuidado porque estas pueden ser peligrosas.

Las picaduras, como norma general, se manifiestan en el momento en el que una persona experimenta dolor localizado, enrojecimiento, hinchazón o picazón. «También se puede experimentar una sensación de ardor, adormecimiento u hormigueo», reseña la Guía de Primeros Auxilios de Samur-Protección Civil.

Ya sea una medusa o un erizo de mar, ante la picadura de un animal marino debes:

- Protegerte las manos para extraer o manipular las espinas o tentáculos del animal.

- Saca la espina o pincho si hubiera. En este caso, Samur-Protección Civil reseña «especial cuidado con las púas de los erizos de mar, ya que se rompen con facilidad, pudiéndose quedar trozos bajo la piel». En caso de medusas, lo mejor es retirar los tentáculos urticantes con agua caliente o arena seca.

- Para aliviar el dolor, aplica en la zona compresas empapadas con agua, zumo de limón, vinagre o amoniaco rebajado.

- Las secreciones emitidas por estos animales son destruidas por el calor, introduzca la zona afectada en agua caliente, si es posible, entre 30 y 90 minutos, para aliviar el dolor.

- No rasques ni frotes la zona afectada, pues aumentarías las molestias.

- Si la reacción es urticante (ronchones en la piel) acuda al servicio sanitario.

Si crees que te ha podido picar una medusa, sentirás una sensación de ardor quemante y verás cómo en la piel aparecen ciertas erupciones y ronchas, tal y como explica Cruz Roja Española.

La mayoría de las picaduras de raya, pez escorpión o erizo de mar ocurren al pisar accidentalmente sin tener una protección adecuada. Las señales, según Cruz Roja, son:

- Cambios en los sistemas cardiovascular, respiratorio, nervioso y urinario debido a las toxinas inoculadas

- Dolor intenso poco después de la picadura hasta hacerse insoportable para luego disminuir paulatinamente.

- Herida desgarrada y con bordes irregulares que sangra y se infecta con facilidad.

- La piel alrededor de la herida se decolora e inflama.

- En algunos casos puede ocasionar desmayos, náuseas, vómitos, calambres, convulsiones, dolor inguinal o axilar.

Si te ha picado cualquiera de estos animales marinos, actúa con rapidez.

Primero, según Cruz Roja, echa agua salada fría en la zona de la lesión con el fin de remover el veneno y limpiar la herida y después en agua caliente para reducir el dolor y desactivar el veneno. «Si son fáciles de extraer, retira las espinas o púas lo antes posible», aconseja el organismo.

Hay que llamar al 112 o trasladar a la víctima a un centro de salud. Si ya ha sido vacunada, Cruz Roja recomienda la administración de la antitoxina tetánica o del toxoide tetánico de refuerzo.

Hay quienes pueden sufrir una reacción alérgica grave a dichas mordeduras y picaduras, lo que se conoce como «shock anafiláctico». En estos casos, la víctima requiere atención médica urgente».