Una buena higiene es esencial para prevenir la pérdida de piezas dentales
Una buena higiene es esencial para prevenir la pérdida de piezas dentales - abc
DÍA MUNDIAL DE LA SONRISA

Claves para tener una boca sana

Los expertos recuerdan que una sonrisa bonita es siempre reflejo de una buena salud

Actualizado:

No deberíamos tener ninguna excusa para sonreír. Se trata de un gesto gratuito y altamente contagioso que tiene efectos muy beneficiosos para la salud. Por ello, que mejor manera de invitar a toda la gente en el Día Mundial de la Sonrisa, una jornada convocada por la organización «World Smile Day» que se celebra cada primer viernes de octubre, a realizar acciones amables que induzcan a sonreír a los demás. Hablamos con algunos expertos para conocer las claves para tener una boca sana.

El Dr. Iván Malagón recuerda que la base de una buena salud bucodental pasa siempre por una buena higiene. Es importante cepillarse los dientes después de cada comida o, por lo menos, tres veces al día. El cepillo debe ser el adecuado y debe ir acompañado de un correcto uso de seda dental y de un colutorio que deberá recomendar el odontólogo. No hay que olvidarse de la lengua y el paladar, además de masajear las encías con movimientos circulares en cada cepillado. Se debe cambiar el cepillo cada tres meses, o siempre que las cerdas hayan perdido la forma y estén despuntadas.

Según nos cuenta Rodrigo Martínez Orcajo, Director de Clínica Implan-T y Jefe del Servicio de Odontología de la Clínica La Milagrosa, el tabaco es uno de los grandes enemigos de la sonrisa, ya que genera manchas en el esmalte y una vasoconstricción en la encía que hace que los glóbulos blancos no puedan luchar correctamente contra las bacterias. La proliferación abundante de las mismas hace que se enmascare la pérdida de hueso, que genera movilidad de los dientes y una separación de los mismos, algo que suele tener como resultado la pérdida de piezas dentales. Estas bacterias son capaces de vivir en ambientes anaerobios, por ello, si fumamos estamos contribuyendo a que proliferen en mayor medida debido al dióxido de carbono presente en el humo.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la oclusión dental. Levantarse con dolor de mandíbula y de cabeza suele ser la consecuencia de haber estado apretando los dientes más de lo normal durante la noche. Aunque a veces responde a una causa puntual fruto de un pico de estrés, en muchos casos se trata de un problema que puede cronificarse en el tiempo y que esconde problemas más graves de salud, como puede ser las apneas del sueño. El Dr. Eduardo Anitua, Director de la Fundación Eduardo Anitua hace hincapié en la importancia de tratar el bruxismo, una de las principales causas de desgaste dentario y de la rotura y pérdida de dientes. Una de las pistas que puede avisarnos de este problema es el ronquido, por ello acudir al especialista es vital para diagnosticar el problema y tratarlo con dispositivos intraorales específicos. La obesidad es otro de los factores que predisponen a padecer apnea del sueño, por ello es importante mantener un estilo de vida saludable y controlar el exceso de peso.

Una buena alimentación es esencial para la salud de la boca. La clave es la moderación, controlando el consumo de bebidas como el té o el café, ya que manchan el esmalte, además de intentar no abusar de refrescos carbonatados, que provocan desgaste dental debido al azúcar que contienen. El ácido cítrico presente en los zumos, especialmente en los de naranja, limón o pomelo pueden descalcificar el esmalte y provocar un desgaste prematuro de los dientes, elavando también los niveles de acidez en la boca, por ello cuanto más naturales sean mejor.

Los expertos advierten además, de los peligros de seguir algunas modas para lograr cambios estéticos que pasan factura a la salud. El uso de hilo dental o gomas para provocar diastemas o separación en los dientes, favorecen la mala oclusión dental y una mala mordida porque no hay contacto entre los dientes. Además, si este gesto se hace con mucha fuerza se puede desarrollar una reabsorción de la raiz de los dientes con una futura pérdida de los mismos. Otra de las tendencias es la de quitarse los primeros molares, maxilares y mandibulares, para provocar un aspecto visual de mayor estrechez facial. Teniendo en cuenta que el primer molar es el pincipal protagonista para estabilizar la mordida, es importante saber que si lo perdemos, el resto de los dientes se inclinarán hacia delante y acabarán por caerse.

Si mantenemos unos buenos hábitos de vida y una buena higiene, gozaremos no sólo de una bonita sonrisa, también de buena salud, ya que muchas enfermedades tienen su origen en algún problema de la boca.