Anwar Padhani
Anwar Padhani - ERNESTO AGUDO
ENTREVISTA/ Anwar Padhani, del Mount Vernon Cancer Centre

«La forma en la que se diagnostica el cáncer de próstata está en crisis»

El profesor Anwar Padhani, radiólogo oncológico del Mount Vernon Cancer Centre, cree que en los próximos 5 años habrá un escenario totalmente diferente en el cáncer de próstata

Actualizado:

El profesor Anwar Padhani es un reconocido radiólogo oncológico del Mount Vernon Cancer Centre (Gran Bretaña) y un experto en la resonancia magnética (RM) de la próstata, además de un especialista en una serie de nuevas aplicaciones de RM, incluyendo la RM dinámica, la RM de difusión ponderada y la espectroscopia por RM. Durante su estancia en Madrid con motivo del curso ‘Imagen Funcional y Molecular’ ha hablado de la «revolución en el cáncer de próstata».

- ¿Qué supone este nuevo tipo de RM para el diagnóstico del cáncer de próstata?

- Al igual que las mujeres tienen la mamografía para el cáncer de mama ahora tenemos el 'manogram', (del inglés man, que significa hombre). Gracias a ello obtenemos la imagen del tumor, información sobre su sistema de vascularización [si es de bajo o alto grado] y una catalogación de su gravedad.

- Actualmente, ¿cómo se hace el diagnóstico del cáncer de próstata?

- La forma en la que se diagnostica el cáncer de próstata está en crisis. Es un sistema incompleto que produce un sobre e infradiagnóstico y, en consecuencia, sobre e infratramiento. Cuando hay una sospecha de cáncer se hace la prueba del PSA [antígeno prostático, un marcador asociado con el cáncer] y, si es positivo, se hace una biopsia. El problema es que con la biopsia no se localiza exactamente dónde está el cáncer. La biopsia consiste en poner seis agujas en un lado de la próstata y otras seis en el otro y “esperar” a que se encuentre el tumor: es una prueba a ‘ciegas’. Esta sospecha genera además un problema: en muchas ocasiones la biopsia puede dar negativo, pero las cifras muestran que el 30% de estos casos desarrollará un cáncer que causará su muerte. Pero, por otro lado, la biopsia puede detectar tumores que nunca se desarrollarán, es decir cánceres de bajo grado. Y muchos de estos pacientes recibirán un tratamiento para algo que nunca les mataría, con importantes efectos secundarios como impotencia, incontinencia, etc.

- ¿Qué ventajas aporta entonces esta nueva forma de diagnosticar el cáncer de próstata?

- La información que da nos dice dónde está el cáncer que sí podría matar al paciente. Pero lo más importante es que sólo nos muestra los ‘tumores malos’, pero no los ‘buenos’.

- ¿Cómo?

- Las células de los tumores más dañinos están aglutinadas en el mismo lugar, a diferencia de las de los tumores de bajo grado que están más separadas. De alguna manera, las células malignas están empaquetadas y a medida que el cáncer es más dañino, las células no solo están más juntas, sino que el ‘paquete’ de células es cada vez de mayor tamaño. Y al mismo tiempo, podemos ver como están vascularizadas -creciendo gracias al oxígeno-. Y gracias a la localización sabemos con total exactitud dónde debemos hacer la biopsia. Asimismo, nos permite hacer una catalogación de la gravedad de los tumores mucho más precisa y decidir qué paciente necesita o no tratamiento.

- ¿Cómo cambia el diagnóstico de este tumor?

- Actualmente cuando se hace un diagnóstico de cáncer de próstata y se dice que no se va a tratar porque no parece peligroso y se decide por la ‘vigilancia activa’, el médico tiene los ‘dedos cruzados’ porque, en realidad, no está seguro. Es como si dijera ‘espero que su cáncer no sea malo’, pero en realidad no estoy seguro. Pero ahora podemos seleccionar mucho mejor al paciente. Por ejemplo, ahora en los hospitales de Gran Bretaña, antes de decidirse por una ‘vigilancia activa’ se realiza una RM multiparamétrica para determinar con exactitud la gravedad del tumor. Y si los datos son positivos, se trata al paciente.

- ¿Se modifica también el tratamiento?

- Sí, determina el tratamiento más adecuado: quién necesita cirugía robótica, cirugía abierta, radioterapia, etc. Es decir, hace la cirugía más precisa y mejor. Y reduce el infra y el sobre tratamiento y diagnóstico.

- ¿Pero será mucho más costoso?

- Es cierto que el coste por pacientes es más caro, tres veces más caro que el sistema actual. De unas 1.000 libras (1.385 euros) por paciente a 3.000 (4.150 euros). Pero debido a que se reduce el número de prostatectomías [circuía de la próstata] y de todas sus complicaciones, en 5 años el coste se ha amortizado.

- ¿Podemos estar ante un cambio de paradigma en el manejo del cáncer de próstata?

- Desde luego. En los próximos 5 años habrá ante un escenario totalmente diferente, especialmente en los sistemas de salud público. En Gran Bretaña. las guías del NICE [Instituto Nacional de la Salud] ya han cambiado. Y tenga presente una cosa: el NICE solo recomienda algo que ahorra dinero.