Restaurante vegetariano
Restaurante vegetariano - REUTERS

Las bondades de la dieta vegetariana

Reduce el riesgo de cáncer colorrectal, el de enfermedad cardiovascular y cerebrovascular

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cada vez hay más estudios que confirman las bondades de la dieta vegetariana. La pasada semana se hicieron públicos los resultados de una investigación que señalaban que una dieta provegetariana, es decir, aquella que tiene una mayor proporción de alimentos de origen vegetal en comparación con los de origen animal, se asociabacon un menor riesgo de fallecer por enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Y hoy mismo, un trabajo que se publica en « Archives of Internal Medicine» afirma que seguir una dieta vegetariana se asocia con un menor riesgo de cáncer colorrectal.

El cáncer colorrectal es uno de los tumores más mortales que hay y aunque existen campañas para su identificación precoz, la prevención primaria a través de la reducción de los factores de riesgo sigue siendo un objetivo importante. De hecho, los factores dietéticos han sido identificados como un factor de riesgo modificable para este tipo de cáncer, y algunos estudios han relacionado el consumo de carne roja con un mayor riesgo, mientras que los alimentos ricos en fibra dietética se han vinculado a una menor probabilidad.

Más protección

Entre los 77.659 participantes del estudio, Michael J. Orlich, y su equipo de la Universidad de Loma Linda (EE.UU.), identificaron 380 casos de cáncer de colon y 110 casos de cáncer de recto. Además, vieron que, en comparación con aquellos que no seguían una dieta vegetariana, los que sí la practicaban tenían un riesgo 22% menor de desarrollar cualquier tipo de cáncer colorrectal, un riesgo de 19% menor de cáncer de colon y de un 29% menor de cáncer rectal.

Los investigadores compararon el riesgo de tener este tipo de cáncer en distintos tipos de dietas vegetarianas: los veganos (personas que no consumen alimentos de origen animal) presentaban un riesgo de 16% menor de cáncer colorrectal; de un 18% más bajo en los ovolactovegetarianismo; de un 43% menos en pescovegetarianos (comen pescado), y de un 8 por ciento menos para los semivegetarianos.

Para los autores del trabajo, si estas asociaciones son causales, «la información puede ser importante para la prevención primaria de los cánceres colorrectales». Orlich cree que si las dietas vegetarianas similares a las analizadas en este informa pueden estar asociadas con un riesgo reducido de cáncer colorrectal, sumados a las evidencias previas de la reducción en el riesgo de la obesidad, hipertensión, diabetes y mortalidad en general, «deberían ser cuidadosamente consideradas a la hora de tomar de decisiones dietéticas y ofrecer una orientación alimentaria».