Algunos expertos abogan por la circuncisión como medida de salud pública
Algunos expertos abogan por la circuncisión como medida de salud pública - FOTOLIA

¿Circuncisión para todos?

Las autoridades sanitarias de EE.UU. acaban de emitir un borrador recomendado la circunsión para prevenir infecciones de transmisión sexual. En España no está tan claro

Actualizado:

Las autoridades sanitarias de EE.UU. están estudiando respaldar la circuncisión como un medio de prevenir el VIH y otras infecciones de transmisión sexual a tener de algunos estudios que muestran que reduce el riesgo de estas infecciones en casi un 50%. De hecho, hace unas semanas los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron sus primeras directrices sobre la circuncisión y en ellas se aconseja a los médicos que asesoren a los padres y a los varones no circuncidados sobre los beneficios para la salud de este procedimiento.

Las directrices no son una norma para que se haga la circuncisión de todos los varones recién nacidos, dado que se trata de una decisión personal en la que podrían influir las preferencias religiosas y culturales, comentó a Associated Press Jonathan Mermin, director del Centro Nacional para la Prevención del VIH/SIDA, la Hepatitis Viral, las ITS y la Tuberculosis de los CDC. Pero las evidencias científicas dejan claro que los «beneficios superan a los riesgos», señaló Mermin.

«Hay evidencias que sugieren que la circuncisión previene la transmisión del VIH y otras ITS durante el sexo vaginal (50% para VIH y 30% para herpes genital y virus del papiloma humano), pero no las hay en cuanto en el sexo oral o rectal, o en hombres que tiene relaciones sexuales con hombres», señala a ABC Fernando Vázquez Valdés, experto en infecciones de transmisión sexual y miembro de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

Estética o salud

La circuncisión se realiza por diversas razones, incluyendo algunas relacionadas con la religión, la estética o la salud. Conlleva la extirpación quirúrgica del prepucio de la punta del pene; debajo del prepucio, explica, pueden ocultarse y multiplicarse los gérmenes, lo que provoca problemas de higiene. Algunos ensayos, apunta este experto, han mostrado que disminuye las infecciones del tracto urinario y el cáncer de pene; la mayoría se realizó en África subsahariana y han demostrado que la circuncisión reduce el riesgo de infección con el VIH entre un 50 y un 60% , según las directrices de los CDC.

El procedimiento también reduce en un 30% el riesgo de contraer herpes y el virus del papiloma humano (VPH), dos patógenos que se cree que provocan cáncer de pene. Además, un reciente estudio del « BJU International» puede añadir otra más: según el trabajo, la circuncisión puede ayudar a prevenir el cáncer de próstata en algunos hombres. Ahora bien, matiza Vázquez, los datos son de países de África donde hay una alta prevalencia de estas infecciones, «pero no está claro su beneficio en países desarrollados. Además, en el caso de infecciones del tracto urinario y cáncer de pene, es debatible dada la baja frecuencia de estas patologías y el poco beneficio obtenido por la circuncisión».

La circuncisión puede ayudar a prevenir el cáncer de próstata en algunos hombres

De momento las directrices del CDC indican que solo se ha demostrado que la circuncisión previene del VIH y las enfermedades de transmisión sexual en los hombres durante el sexo vaginal. No se ha demostrado que el procedimiento reduzca el riesgo de infección mediante el sexo oral o anal, o que reduzca el riesgo de transmisión del VIH a las mujeres. Y añaden, con respecto al sexo homosexual, que algunos estudios han mostrado que la circuncisión proporciona una protección parcial y otros no. Lo que sí parece claro es que la circuncisión sí reduce el riesgo de infecciones del tracto urinario en los bebés.

Este borrador del CDC supone una actualización de las publicadas en 2012 por la Academia Americana de Pediatría (AAP). Según Susan Blank, de la AAP «no hay duda de que confiere beneficios para la salud y no hay duda de que se puede realizar de forma segura, con un riesgo de complicaciones por debajo del 1 por ciento». En su opinión, «es algo que un padre puede hacer para proteger la salud futura de sus hijos».

Informar a los padres

No lo ve tan claro Fernando Vázquez, que reconoce que esta intervención es muchos más frecuente en EE.UU. En este sentido, el experto de la SEIMC cree que la postura de los médicos debe ser simplemente «informar de los beneficios y los riesgos a padres interesados». No hay que olvidar que los riesgos más habituales asociados con el procedimiento incluyen el sangrado y la infección, y «»también hay que tener en cuenta aspectos negativos de la operación como posibles complicaciones y aspectos psicológicos».

En su opinión, «probablemente una estrategia de prevención de ITS sería actuar sobre adolescentes y la recomendación de sexo seguro, ya que en esta población es en la que han aumentado las infecciones de transmisión sexual junto con hombres que tienen relaciones con hombres».

En cualquier caso, concluye, en nuestro país la decisión está asociada más a motivos culturales o religiosos que a cuestiones de salud.