WIKIMEDIA

El lugar donde se analizan todas las muestra de casos de ébola en España

Los profesionales del Área de Orientación Diagnóstica del Centro Nacional de Microbiología trabajan por turnos para tener los diagnósticos en los límites estipulados

Actualizado:

Todas las muestras de personas sospechosas de haber sido infectadas por el virus del Ébola confluyen en un mismo centro. Es el Área de Orientación Diagnóstica que el Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Instituto de Salud Carlos III, tiene en Majadahonda (Madrid). El área se ocupa de la gestión de todas las muestras recibidas en el Centro Nacional de Microbiología para el diagnóstico, referencia e investigación de los diferentes microorganismos asociados a enfermedades infecciosas. Todas las muestras que llegan al centro, hasta la fecha procedentes de los seis casos, son controladas y gestionadas siguiendo estrictas normas de bioseguridad. La respuesta ante un caso sospechoso no debe superar las 24 horas y ello ha hecho que los equipos trabajen, con las medidas de seguridad adecuadas, sin descanso.

Para llevar a cabo el diagnóstico de este tipo de virus y otros organismos similares –bacterias o parásitos-, se necesita un nivel de bioseguridad P3, que es el que tiene este laboratorio. Fuentes del centro confirman que para el diagnóstico no hace falta un nivel P4, preciso para laboratorios en donde se llevan a cabo los cultivos y que sí necesitan de un nivel de bioseguridad máximo. En estos laboratorios se confirman los resultados obtenidos mediante cultivo del patógeno, lo que supone un mayor riesgo al incrmenentar la cantidad de virus.

Bioseguridad correcta

Sin embargo para efectuar el diagnóstico se establece un nivel de bioseguridad P3 –el del Área de Orientación Diagnóstica que el Centro Nacional de Microbiología es P3+-, ya que las muestras, en caso de ser positivas, son enviadas al laboratorio de referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y si no, son destruidas siguendo un protocolo establecido.

Este tipo de laboratorios cuentan con un diseño y características especiales y todos los materiales son manipulados utilizando una vestimenta y equipo de protección adecuados. En este caso hablamos de una cabina de bioseguridad biológica II-A, doble guante, mascarilla, gafas de protección y un mono integral impermeable. Además el personal posee una formación específica en el manejo de patógenos y agentes potencialmente letales.

Presión negativa

Todos los procedimientos que implican la manipulación de materiales infecciosos se llevan a cabo dentro de los gabinetes de seguridad biológica, campanas de diseño especial, u otros dispositivos de contención física, o por personal que use el equipo de protección personal y equipos. En concreto, este laboratorio consta de presión negativa -de forma que al abrir las puertas no salga aire al exterior-, se lleva a cabo una descontaminación de todo el material utilizado, hay una doble puerta y filtrado redundante por filtros de alta eficiencia del aire expulsado y un acceso restringido a personal con formación.

PCR

El laboratorio español utiliza el mismo sistema que el CDC para el diagnóstico del ébola. Se basa en la PCR, una técnica de biología molecular cuyo objetivo es obtener un gran número de copias de un fragmento de ADN del virus, partiendo de un mínimo y permite identificar con facilidad virus o bacterias causantes de una enfermedad.