FOTOLIA

Llevar sujetador no aumenta el riesgo de cáncer de mama

Con aros o sin ellos, esta prenda no se relaciona con una mayor posibilidad de desarrollar este tipo de tumor

Actualizado:

La creencia de que los sujetadores pueden favorecer el desarrollo de un cáncer de mama parece definitivamente descartada. Las conclusiones de un estudio que se publica hoy en la revista « Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention» parece desmontar definitivamente esta idea al no haber encontrado asociación alguna entre el hecho de usar un sujetador y un mayor riesgo de cáncer de mama tras analizar a más de 1.500 mujeres.

«Desde hace tiempo se ha comentado que la incidencia de cáncer de mama es mayor en los países desarrollados que en los menos favorecidos y una de las causas esgrimidas ha sido el uso de esta prenda», señala Lu Chen, del Fred Hutchinson Cancer Research Center (EE.UU.). Y esta ‘curiosa idea’ no parece tener evidencia científica alguna. «Nuestro estudio no ha encontrado evidencia alguna de que el hecho de usar un sujetador esté asociado con un incremento en el riesgo de desarrollar un cáncer de mama». Chen señala que en su estudio el riesgo de desarrollar un tumor era similar, «independientemente del número de horas al día en las que las mujeres llevaban sujetador, si éste tenía aros o de la edad en la que comenzaron a usarlo».

Mal drenaje

La idea de que esta prenda pudiera aumentar el riesgo de cáncer de mama en algunas mujeres se basa en la hipótesis de que el drenaje de los residuos en los alrededores de la mama pueda verse obstaculizado por la presión del sujetador. Y, señala el investigador, debido a la limitada evidencia biológica de dicho vínculo, los resultados de nuestro estudio no deben sorprender a nadie».

El estudio se ha realizado en 454 mujeres con carcinoma ductal invasivo (IDC) y 590 mujeres con carcinoma lobular invasivo (CDI), los dos subtipos más comunes de cáncer de mama, y 469 mujeres que sin cáncer de mama, que sirvieron como controles. Todas las mujeres habían pasado la menopausia, y tenía edades de 55 a 74 años.

Los investigadores llevaron a cabo entrevistas personales en las que se preguntó sobre sus antecedentes familiares de cáncer de mama y su historial reproductiva. Además se efectuaron una serie de cuestiones para evaluar los patrones de vida relacionados con el uso del sujetador: edad a la que el comenzó a usar un sostén; si tenían o no aros, tamaño de la prenda, número de horas al día y de días por semana que se usa, etc. «Y ninguno de estos de llevar un sujetador se asoció con un mayor riesgo de cáncer de mama», concluye Chen.