Extirpan un tumor casi inoperable gracias a la ayuda de una maqueta en 3D
Las impresiones tenían un material blando para el tumor y otro rígido para las partes "intocables" - abc
innovación

Extirpan un tumor casi inoperable gracias a la ayuda de una maqueta en 3D

Una novedosa impresión del tejido canceroso ha permitido planificar la complicada intervención a un niño de 5 años

Actualizado:

Uso pionero de la tecnología 3D en la sanidad española. El Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat, en Barcelona, ha conseguido completar con éxito la extirpación de un tumor prácticamente inoperable con la ayuda de una impresión en 3D. Gracias a la tecnología de la Fundación CIM de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), se diseñó una reproducción exacta del tumor para que los cirujanos pudieran practicar y conocer mejor la ubicación antes de trabajar para eliminarlo.

El paciente fue Marc, que solo tiene cinco años y que tenía el tumor ubicado en la barriga. Desde hace cuatro años sufría un neuroblastoma, un cáncer muy habitual en niños. Aunque habitualmente estos tumores se pueden extirpar, hay algunas afectaciones en las que la intervención es arriesgada. En su caso estaba rodeado de vasos sanguíneos y arterias y con la intervención podía afectarse el funcionamiento de hígado, riñones o las tripas.

Tras dos intentos de intervención fracasados, los médicos vieron en el 3D una perfecta oportunidad para planificar mejor la intervención. A partir de un TAC y una resonancia, en la UPC se consiguió imprimir un modelo igual del tumor, con dos materiales distintos: con plástico duro se diseñó los vasos sanguíneos, riñones y columna vertebral, la parte "intocable", y con un resina blanda se hizo el tumor extirpable.

Durante diez días el equipo de cirujanos pudo practicar y conocer al milímetro el tumor y tras ese entreno realizaron una doble intervención a Marc para retirarle el cáncer. "La impresión nos ha permitido poder "jugar" con el tumor, si se puede decir así, y verlo bien", ha señalado esta mañana Lucas Krauel, el cirujano que lideró la intervención. Para él, este avance "solo es un primer paso de una tecnología que puede tener muchas aplicaciones futuras y que puede llegar a ser más real"

Hasta ahora la tecnología 3D ya ayuda a la medicina con prototipos en cirugía maxilofacial, pero la novedad de este caso es que la impresora ha conseguido un modelo blando, no rígido. Desde Sant Joan de Déu explican que en los últimos diez años han visto unos 35 casos como el de Marc.

Esther, la madre de Marc, ha recordado cómo ella y su pareja pasaron "casi cuatro años con la esperanza" de que se llegaría a encontrar solución al cáncer y agradeció que "los doctores no han parado nunca de buscar cosas qué hacer" para curar a su hijo. Tras esta intervención, el joven ya no requiere de momento ninguna intervención más.

"Vamos superando barreras casi infranqueables", ha asegurado Jaume Mora, jefe de oncología pediátrica del hospital, que ha sentenciado en que "cuando todos nos ponemos a trabajar por un objetivo conseguimos saltar todas las barreras".