El verano y el cannabis empeoran la calidad del semen

El verano y el cannabis empeoran la calidad del semen

Las mejores muestras se obtienen cuando el hombre lleva más de seis días sin tener relaciones sexuales, según un estudio

Actualizado:

Si quiere ser padre en un futuro, le interesará saber que la calidad de su semen puede verse alterada por el consumo de cannabis, ya que afecta al tamaño y forma de los espermatozoides. Así lo revela un estudio de las Universidades de Sheffield y Manchester, el mayor hasta la fecha que ha investigado cÓmo influye el estilo de vida en la morfología de los gametos masculinos.

La investigación, publicada en la revista médica « Human Reproduction», también encontró que el tamaño y forma de los espermatozoides era peor en las muestras eyaculadas en los meses de verano, y eran mejores en los hombres que no habían tenido relaciones sexuales durante más de seis días.

Sin embargo, otros factores que tradicionalmente se ha relacionado con una peor fertilidad como fumar tabaco o beber alcohol, demostraron poco efecto.

El estudio reclutó a 2.249 hombres de 14 clínicas de fertilidad de Reino Unido que rellenaron cuestionarios muy detallados sobre su historia médica y su estilo de vida. De éstos, se recogieron muestras de 1.970. La mayoría de los participantes, 1.652, tenían espermatozoides de un tamaño y forma dentro de los parámetros normales (más del 4 por ciento de espermatozoides presentaban una morfología normal) pero 318 presentaban anomalías (menos del 4% tenían una forma y tamaño correctas).

Los hombres tenían casi el doble de posibilidades de tener espermatozoides anormales si la muestra se había obtenido en los meses de verano (entre junio a agosto), o si eran jóvenes menores de 30 años, y habían consumido cannabis en los tres meses previos a la eyaculación.

Investigaciones previas han sugerido que solo los espermatozoides con buena morfología son capaces de fecundar un óvulo, ya que, de lo contrario, nadan peor y son menos eficientes.

«Este estudio también encontró que hay pocos factores de riesgo que los hombres pueden cambiar para mejorar su fertilidad. Por tanto, debemos concluir otra vez que hay poca evidencia de que cambiar los hábitos de vida del hombre antes de iniciar tratamientos de fertilidad vaya a mejorar sus posibilidades de concebir», señala el doctor Andrew Povey, de la Universidad de Manchester.

Aunque el estudio no logró encontrar ninguna asociación entre la morfología de los espermatozoides y otros hábitos de vida como el tabaquismo o el consumo de alcohol, es posible que puedan correlacionar con otros aspectos de los espermatozoides que no fueron medidos, como la calidad del ADN contenido en la cabeza del espermatozoide.

Pero además del cannabis, también se ha demostrado que «los hombres expuestos a decapantes y plomo están en riesgo de tener espermatozoides con una morfología pobre», asegura la profesora Nicola Cherry, de la Universidad de Alberta, en un artículo complementario publicado en « Journal of Occupational and Environmental Medicine».