Y usted...¿entiende las explicaciones de su médico?
La nota más baja la sacan los médicos en empatía - abc

Y usted...¿entiende las explicaciones de su médico?

Una encuesta asegura que el 82,3% de los pacientes entiende a su médico. Sin embargo, un 41,4% reconoce que recurre a internet para saber más sobre su problema de salud, incluso cuando no lo necesita

Actualizado:

¿Qué sensación tiene después de ir al médico? ¿Sale de la consulta satisfecho, con un diagnóstico claro o, por el contrario, nada más llegar a casa consulta Google? ¿Tiene la percepción de que su médico lo ha atendido como esperaba?

La comunicación es importante en el ámbito familiar, académico, laboral..., pero es clave en la consulta. De ella depende la elección del diagnóstico adecuadado y el cumplimiento del tratamiento. Una encuesta realizada por Estudio de Comunicación en colaboración con ABC ha evaluado cómo es la relación médico-paciente. Si el médico es capaz de dejar a un lado la jerga profesional y acercarse a sus enfermos en busca de la mejor solución para sus dolencias. En definitiva, si es cierta esa leyenda negra «que alimenta la idea de que a los médicos no se les entiende bien», señalan fuentes de Estudio de Comunicación.

Esta percepción ha derivado en la idea preconcebida de que el médico, en general, no sabe comunicarse ni expresarse adecuadamente. «Los profesionales sanitarios reconocen que hacerse entender es una lucha constante», señalan desde la consultora. Sin embargo, y aunque parezca contradictorio, los médicos sacan buena nota cuando se les pregunta a los pacientes y a sus familiares qué opinan de ellos. De hecho, un 82,3% de los entrevistados admite mayoritariamente que sí entendió las explicaciones que se le dieron sobre su estado o el de sus familiares. Además, los facultativos aprueban en paciencia, confianza, empatía, comprensión, cordialidad e incluso, simpatía. La mayor calificación la obtiene la confianza, con una puntuación de 4,1/5. La menos puntuada es la empatía, en la que obtienen un 3,6/5. Lo que significa que pacientes y familiares sienten que el profesional no se pone en su lugar. «La nota baja en empatía, puede que nos de alguna pista de por qué se sigue pensando que a los médicos no se les comprende aunque luego la mayoría admita que entendió sus explicaciones», aseguran desde Estudio de Comunicación.

Para la encuesta, se realizaron 237 entrevistas tanto a pacientes (130), familiares en primer grado (97) y otros (10) realizadas a pie de calle a las puertas de centros de salud y hospitalarios, tanto públicos como privados. Las preguntas se realizaron a 140 mujeres y a 97 hombres de entre 25 a 70 años.

¿Le presta atención al médico?

La encuesta no sólo indagó en el médico sino también en los pacientes, porque en definitiva, de trata de un diálogo y la responsabilidad no siempre recae en el emisor. Por eso, se les preguntó a los pacientes si le prestaron atención al médico. Los resultados fueron concluyentes: un 99,2% dijo que sí. En este caso, hay que tener en cuenta que la autocrítica siempre es difícil y que la intención de quien va a una consulta es atender lo máximo posible a las explicaciones. Sin embargo, cuando se les preguntó si el médico les prestó atención a ellos, solo un 82,3% dijo que sí.

Separados los entrevistados en dos colectivos, pacientes y familiares, los primeros ven menor grado de atención prestado por el médico que en el caso de los familiares: 5,5 puntos porcentuales de diferencia. «Uno de los problemas más significativos es el escaso tiempo de consulta, que sigue siendo una de las quejas principales de médicos y pacientes. Ello conduce a una percepción de agobio por parte del profesional y la dificultad de hacer entrevistas con mayor perspectiva», señala Josep María Bosch Fontcuberta, de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Un 82,3% entiende a los médicos

La percepción de los pacientes (13,8%) también es más negativa que la de los familiares (10,3%) cuando se les pregunta si entendieron las explicaciones del médico. Sin embargo, el conjunto de los entrevistados admite mayoritariamente (82,3%) que sí comprendieron al profesional. «¿Planteó usted alguna duda tras la explicación?», se preguntó a continuación. En este caso, un 75,9% de los entrevistados confirma que preguntaron en la consulta lo que no entendían.

Pero como una cosa es preguntar dudas y otra distinta el que estas se resuelvan, se preguntó a quienes respondieron que sí, si las dudas quedaron resueltas. Un 78,9% recibió una explicación satisfactoria. Sin embargo, en el caso de la consulta de pediatría (en este caso contestaron los familiares lógicamente) hay menos satisfacción: al 10,5% no se le resolvieron las dudas. En cuanto a las consultas de oncología, un 91,7% obtuvo respuestas satisfactorias.

La encuesta ha indagado en estas dos especialidades (pediatría y oncología) «porque en ambos casos es donde puede haber mayor tensión. Es decir, genera mucho estrés llevar al médico a tu hijo porque tiene 40 grados de fiebre o acudir al hospital porque se padece una enfermedad grave como el cáncer», explican desde la consultora.

Para indagar más sobre si realmente hay una imagen negativa preconcebida de los médicos, se les preguntó a los pacientes y familiares si están de acuerdo en que, en general, a los médicos se les entiende mal. Las respuestas han sido: un 41,4% para el «sí» y un 40,9% para el «no».

¿Por qué no se les entiende?

El dato indica que muchos de los que dicen haber entendido al médico están de acuerdo con la idea general de que a los profesionales de la salud no se les entiende en general, lo que explica probablemente la mala imagen preconcebida. «Se relaciona con el despotismo intelectual que acompañó a la profesión durante siglos, junto a la idea de “todo para el enfermo pero sin el enfermo”. Los pacientes siguen detectando que usan palabras o frases que no comprenden, desde luego el sentimiento de que al médico no se le entiende existe», explican en Estudio y Comunicación. De hecho, cuando se les preguntó por qué creen que no se les entiende bien, el 45,1% asegura que hablan con términos que no se comprenden, seguida de la idea que apunta que usan siglas o abreviaturas de su profesión (34,2%). Por otro lado, un 25,7% piensa que tratan con enfermedades y lesiones, no con personas, mientras que un 23,2% considera que la cultura general de los enfermos es muy baja.

«Googlear» para saber más

Desde que Doctor Google aterrizó en nuestras vidas son muy pocas las ocasiones en las que no recurrimos a internet para informarnos sobre cualquier asunto, ya sea de actualidad o que condicione nuestra vida cotidiana. Las enfermedades, lógicamente, no se escapan de las «garras» de la web y nuestra curiosidad o interés nos mueve muchas veces a «googlear» sobre síntomas o enfermedades. «Es un doble reto para el médico: por un lado, es un estímulo más para él ya que el paciente probablemente haya leído la última actualización sobre lo que él cree que es su enfermedad. En segundo lugar, el gran problema de internet es que cualquiera puede escribir sobre cualquier cosa y con frencuencia llega a equivocar a los pacientes», explica Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC).

En la misma línea opina Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería de España: «El problema radica en que Google no ordena los resultados basándose en la calidad científica o la veracidad, sino que utiliza los mismos algoritmos para clasificar cualquier otra web». Sobre este asunto también se les preguntó a los pacientes y sin duda, internet es una realidad, para bien o para mal. Un 53,6% dice que no es necesario informarse sobre lo que el médico diagnostica más allá de la propia consulta. Sin embargo, un 27,8 % admite abiertamente la tendencia a buscar otras fuentes y un 17,7% también lo hace, incluso reconociendo que no es necesario. La siguiente pregunta fue para quienes respondieron que «sí» buscan más información. Si se tratase de buscar más información porque no quedó claro lo que dijo el médico, lo lógico sería investigar tras el diagnóstico y no antes. Por eso, se les preguntó si la búsqueda se hacía antes de ir a la consulta. Un 84,4% manifestó que efectivamente miraron internet antes (el porcentaje se corresponde con un 23,6% del total).

Disconformidad con el médico

Sumando los casos de los que buscan en internet y otras fuentes, antes y después de la consulta, con quienes aún entendiéndole al médico, hacen lo propio, estamos ante un 41,4% que, a priori, no se conforma totalmente con lo que indica el profesional.

¿Se debe a esa baja nota en empatía? ¿O a la mala imagen de los médicos que nos mueve a investigar por otros medios? Pueden ser muchas las respuestas, incluso el hecho de que hoy en día el ciudadano quiere tomar las riendas de su salud. La relación ha dejado de ser vertical para pasar a ser horizontal y ha habido otros cambios.« La sociedad, además de más informada, se ha medicalizado y el patrón cultural del paciente se ha equiparado al del médico», como señala Juan José Rodríguez Sendín de la OMC.