Las resistencias a los antibióticos son un problema de salud pública mundial
Las resistencias a los antibióticos son un problema de salud pública mundial - Diamond Light Source

Descubren el 'talón de Aquiles' de las bacterias más resistentes

Las resistencias a los antibióticos son un problema de salud pública mundial, asegura la OMS

R. I.
Actualizado:

Adiós a las superbacterias resistentes a todos los antibióticos. Un equipo de la Universidad East Anglia (Reino Unido) ha identificado un ‘talón de Aquiles’ en la barrera defensiva de las células bacterianas más resistentes, lo que abre el camino al diseño de nuevos fármacos que sean eficaces frente a estas bacterias. Según los autores del trabajo que se publica en « Nature», esta información evitaría en el futuro que las bacterias desarrollen resistencias a los medicamentos.

El hallazgo llega además en el momento justo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la resistencia a los antibióticos es ya un grave problema de salud mundial. De hecho, algunas infecciones comunes que han sido tratables durante décadas hoy puede volver a ser mortales.

Los autores de este trabajo ha analizado una clase de bacterias llamadas ‘bacterias Gram-negativas’, que son especialmente resistentes a los antibióticos debido a una membrana externa impermeable en sus células formada a base de lípidos. Dicha membrana externa actúa como una barrera defensiva contra los ataques del sistema inmunológico humano y de los antibióticos. De esta forma, permite a las bacterias sobrevivir, pero cuando se desactiva las bacterias se vuelvan más vulnerables y mueren.

La puerta de acceso

Desafortunadamente hasta ahora se conocía muy poco acerca de cómo se construye exactamente la barrera defensiva. Los nuevos hallazgos revelan cómo las células bacterianas transportan los bloques de construcción de barrera -llamados lipopolisacáridos- a la superficie exterior.

Según explica el coordinador del trabajo, Changjiang Dong, «hemos identificado el camino y la puerta que emplean estas bacterias para el transporte de los bloques de construcción de la barrera a la superficie exterior. Y hemos visto, probablemente lo más importante, que si se bloquea este acceso, las bacterias mueren».

Los nuevos medicamentos se podrán dirigir específicamente a esta barrera de protección alrededor de las bacterias, en lugar de la propia bacteria

La información, añaden, es muy relevante porque las bacterias resistentes a los medicamentos son ya un problema de salud global y muchos antibióticos actuales se muestran incapaces de eliminarlas, lo que causa cientos de miles de muertes cada año. Gracias a estos nuevos datos, señala otra de los investigadores, Haohao Dong, «los nuevos medicamentos se podrán dirigir específicamente a esta barrera de protección alrededor de las bacterias, en lugar de la propia bacteria». Los expertos esperan que ya que los nuevos fármacos no tendrán que introducirse en las bacterias éstas no sean capaces de desarrollar resistencias a los nuevos medicamentos.