El fondo del mar es una fuente de nuevos fármacos
El fondo del mar es una fuente de nuevos fármacos - PHARMAMAR

Un fármaco de origen marino se muestra prometedor en cáncer de ovario avanzado

Los resultados presentados en el congreso americano de oncología muestran un importante aumento en la supervivencia global

Actualizado:

Un medicamento extraído de las profundidades del mar, lurbinectedin, se podría convertir en uno de los tratamientos de elección para el cáncer de ovario avanzado, un tumor del que cada año se diagnostican en España unos 3.300 casos. Los datos presentados en el Congreso de Sociedad Americana de Oncología (ASCO) confirman que este nuevo medicamento añade meses de vida en esta población de pacientes difíciles de tratar. No hay que olvidar que el 80% de los casos de cáncer de ovario se diagnostican en estadios avanzados. Tal y como señaló Andrés Poveda, de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología, al presentar los resultados de este ensayo de fase II, «la tasa de respuesta ha sido especialmente impresionante en los pacientes con resistencia a los platinos (una familia de fármacos)».

Los datos del estudio de Poveda son importantes porque suponen un aumento en la supervivencia en casos para los que no hay apenas opciones. Según el ensayo, que se realizó en 9 centros de la Unión Europea y que incluyó a 81 pacientes con cáncer de ovario resistente o refractario a platino, el 30% de las pacientes con enfermedad resistente a platino que fueron tratadas con lurbinectedin mostraron respuesta objetiva al tratamiento, mientras que en aquellas tratadas con topotecán no se registraron respuestas objetivas. Además, los datos mostraron un beneficio clínico en un 71% de las tratadas con lurbinectedin, y de un 52% en las que recibieron topotecán.

En este punto es importante hacer una aclaración entre cáncer ‘resistente’ y ‘refractario’: en el caso de las pacientes cuyo cáncer ya no responde a los platinos se considera «refractario», mientras que el cáncer es «resistente» al platino cuando la enfermedad progresa dentro de los 6 meses del cese de la terapia con platino. Es decir, las pacientes platino-refractarias tienen una enfermedad más agresiva, un matiz esencial para comprender estos resultados. Y en el estudio presentado se muestra que la mediana de la supervivencia libre de progresión en las pacientes con enfermedad resistente a platino tratadas con lurbinectedin fue de 5,7 meses, frente a los 1,7 meses en el otro grupo. Y la diferencia pudiera ser incluso superior, ya que más del 50% de las pacientes tratadas con lurbinectedin continúan vivas.

Necesidad no cubierta

Lo cierto es que existe una necesidad médica no cubierta en esta población de pacientes. La progresión de la enfermedad es casi universal y la resistencia al platino es el resultado final. Por ello se esperan los fármacos con nuevos mecanismos de acción, como el desarrollado por la Farmacéutica española Pharmamar, ya que pueden ser clave para superar la resistencia a los fármacos actuales.

Sin embargo los resultados de este trabajo deben considerarse preliminares, ya que el estudio no ha sido revisado por pares –proceso habitual en las investigaciones científicas- ni aceptado para su publicación. No obstante, Pharmamar, tras los resultados positivos obtenidos en este estudio, planea llevar a cabo un estudio pivotal en fase II.