El «gran hermano» de nuestra salud
SCIENCE/AAAS

El «gran hermano» de nuestra salud

Un pequeño microchip situado en la piel monitoriza permanentemente y de forma inalámbrica variables como el latido cardiaco

Actualizado:

Imagine por un momento que todos los parámetros de su cuerpo relacionados con su salud –colesterol, ritmo cardiaco, azúcar, etc.- están permanentemente controlados por su médico. Y todo sin acudir al hospital o al centro de salud. Piense en los beneficios que ello tendrá para salud, pero también en términos de costes. No más visitas al hospital para hacerse un electrocardiograma o un molesto análisis de sangre. Todo controlado a través de un pequeño microchip, no más grande que una moneda, que contiene un complejo mecanismo de sensores, circuitos y sistemas de radio miniaturizados suspendidos en fluidos, colocado en su piel sin que apenas lo perciba.

Esto es lo que propone en un trabajo que publica en « Science» el equipo de Sheng Xu, de la Universidad de Illinois, en EE.UU., que ha desarrollado un diminuto microchip que contiene sensores y circuitos miniaturizados y que parece abrir la puerta a una nueva medicina preventiva basada en dispositivos elásticos que se adhieren a la piel en la zona del corazón de una persona y que, de forma inalámbrica, monitoriza todos los datos electrofisiológicos de la persona.

Según los investigadores, que han contado con la participación de expertos de la Universidad de Tsinghua y de la de Zhejiang, en China, y de la Universidad de Hanyang, en la República de Corea, esta tecnología tiene el potencial de proporcionar una vigilancia continua de la salud fuera de los confines puramente médicos y hospitalarios.

Los científicos, mediante la combinación de microfluidos de superficies adhesivas estructurados, han sido capaces de diseñar placas de circuitos expandibles que contienen pequeños componentes electrónicos que se mantienen unidos por redes de interconexión en forma de serpentina y que están suspendidos en soluciones de polímeros y contenidos por membranas de caucho de silicona. Su nueva estrategia mejora tanto elasticidad como la adaptación mecánica de los dispositivos de vigilancia de la salud actuales.

De hecho, los investigadores sugieren que estos dispositivos suaves y flexibles podrían un día proporcionar a los pacientes, por ejemplo personas con una enfermedad crónica o mujeres embarazadas que precisan de un control más exhaustivo, la información sanitaria precisa en tiempo real desde la comodidad de sus propios hogares. Como un «gran hermano» de nuestra salud.