La testosterona se relaciona con un mayor deseo sexual
La testosterona se relaciona con un mayor deseo sexual

Los niveles bajos de testosterona elevan el riesgo de desarrollar o morir por enfermedad cardiaca

Los hombres que tienen niveles bajos de testosterona pueden tener un riesgo ligeramente elevado de desarrollar o morir por enfermedad cardiaca

Actualizado:

A medida que la población envejece, cada vez más hombres sufren una disminución en sus niveles de testosterona que pueden contribuir a la depresión y a cambios en la presión arterial y la glucemia. Ahora, una nueva investigación, publicada en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism (JCEM), que ha revisado nueve estudios observacionales desarollados entre 1970-2013, revela que los hombres con niveles bajos de testosterona pueden tener un riesgo ligeramente mayor de desarrollar o morir por enfermedad cardiaca en comparación con los hombres con niveles más altos.

La testosterona, una hormona, ayuda a mantener el deseo sexual pero también fortalece los huesos y los músculos. Niveles bajos de testosterona pueden desencadenar cambios metabólicos que conducen a un aumento de grasa corporal y los músculos adelgazamiento, así como la reducción del deseo sexual.

«Cuando revisamos las investigaciones existente sobre testosterona y enfermedad cardiovascular, vimos que había una estrecha relación entre ambas», señala el autor principal del estudio, Johannes Ruige, del Hospital de la Universidad de Gante, en Bélgica. Pero, advierte, el tratamiento de los niveles bajos de testosterona con la terapia de reemplazo no tiene ningún efecto beneficioso sobre la salud cardiovascular.

Mala salud

Debido a que el análisis ha combinado resultados de múltiples ensayos, en este momento, los investigadores no tienen datos suficientes para especular sobre cómo la disminución de los niveles de la hormona puede contribuir a la enfermedad cardíaca. Pero sospechan que el cambio de los niveles de testosterona podría causar, por ejemplo, la formación de coágulos sanguíneos que pueden conducir a los ritmos irregulares del corazón y más serias anomalías cardíacas. También creen los investigadores que la conexión puede simplemente reflejar el hecho de que tanto los niveles bajos de testosterona baja como la enfermedad cardíaca pueden ser sencillamente las consecuencias de la mala salud. «Basándonos en los resultados actuales no podemos descartar que los niveles bajos de testosterona y la enfermedad cardiaca sean meramente el resultado de una mala salud en general», afirma Ruige.

De hecho, los hombres con niveles bajos de testosterona que fueron tratados con la terapia de reemplazo hormonal no experimentaron una caída en su riesgo de enfermedad del corazón, lo que sugiere, además, que otros factores pueden estar contribuyendo tanto a la disminución de los niveles hormonales y un mayor riesgo de problemas cardíacos. «En última instancia, el objetivo es evaluar con mayor precisión el impacto del tratamiento de sustitución de la testosterona sobre la salud del corazón de los hombres diagnosticados para el tratamiento», afirma.