Los arándanos se han relacionado con potenciales beneficios para la salud por su riqueza en antioxidantes
Los arándanos se han relacionado con potenciales beneficios para la salud por su riqueza en antioxidantes - ABC
NUTRICIÓN

Arándanos, la «superfruta» antibacteriana que ayuda a frenar el envejecimiento

Utilizado para prevenir las infecciones de orina, diversos estudios han relacionado su ingesta con múltiples beneficios para la salud. Una investigación reciente concluye que podría ser un aliado frente al alzhéimer

MadridActualizado:

El arándano no es muy común en las mesas españolas. Quizás lo hayas encontrado adornando algún postre o camuflado en un batido « detox». Tal vez te compraste una mermelada en el súper por probar un nuevo sabor. Y si se quieren frescos, pueden adquirirse en pequeñas cajitas en algunos establecimientos, a un precio que les hace más cercanos a un producto gourmet.

Pero lo más interesante de estas bayas, azules y rojas, es que son las protagonistas de numerosos estudios, que han relacionado su ingesta con potenciales beneficios para la salud por su capacidad antibacteriana y antienvejecimiento (son ricos en antioxidantes en forma de vitamina C y flavonoides). Desde su utilización para mantener a raya las infecciones de orina a su potencial para reducir el riesgo de hipertensión, gingivitis, disfunción eréctil y cáncer.

La última investigación sobre esta «superfruta», presentada este domingo en una reunión de la Sociedad Americana de Química, concluye que podría utilizarse como otra arma más en la batalla contra el alzhéimer. «Nuestros resultados corroboran estudios previos en animales y preliminares en humanos y apoyan la idea de que los arándanos pueden tener un beneficio real en la mejora de la memoriayla función cognitiva en algunos adultos mayores», señala el doctor Robert Krikorian, líder del estudio. Este experto achaca los efectos beneficiosos del arándano a su contenido en antocianinas, un tipo de flavonoide, que ya han demostrado que mejoran la función cognitiva en animales.

«El arándano, ya sea rojo o azul, como todas las frutas contiene fructosa y en menor cantidad glucosa, además de compuestos bioactivos como las antocianinas que pueden tener no solo efectos antioxidantes, sino también antiinflamatorios e incluso mediar mecanismos antiapoptóticos, lo que significa que estas sustancias estarían implicadas en el bloqueo de la destrucción o muerte celular provocada por el propio organismo», explica a ABC la doctora Ascensión Marcos, presidenta de Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética ( Fesnad).

¿Quiere decir esto que deberíamos comer arándanos a diario? La doctora Marcos se muestra prudente: «La cantidad que se debería ingerir para notar sus posibles efectos beneficiosos no está clara ni mucho menos. Hay estudios en animales de experimentación y algunos en humanos, sobre todo lo que tiene que ver con infecciones del tracto urinario, pero no hay conclusiones tajantes de su utilidad, porque dependerá de la cantidad ingerida y el tiempo de consumo».

Donde sí se recomienda desde hace años es en las consultas de urología, en pacientes, mujeres y hombres, con infecciones urinarias de repetición, como parte de un protocolo preventivo, que incluye también otras medidas de higiene. Aunque, en estos casos, se aconseja el preparado en comprimidos de farmacia porque «así sabemos que se toma la dosis adecuada», explica a ABC el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, director del Instituto Urológico Madrileño. El arándano rojo contiene proantocianidina tipo A, que actúa de dos formas: «elimina el E.coli a nivel intestinal e impide que la bacteria se pegue a la pared de la vejiga», indica el doctor Ruiz de la Roja, que constata que «funciona muy bien y no tiene efectos secundarios».

Aunque las múltiples propiedades que se le atribuyen hayan elevado al arándano, mediáticamente hablando, a la categoría de «superfruta», la presidenta de Fesnad considera que «la literatura todavía es muy escasa, sobre todo en humanos, por lo que no se puede adjudicar a ninguna fruta hoy en día ningún efecto milagroso». «Lo que se recomienda es tener una ingesta amplia de frutas de todo tipo, que nos aporte una gran cantidad de micronutrientes y compuestos bioactivos, además de fibra para obtener efectos beneficiosos en nuestra salud», concluye.

Lo ideal es tomar las frutas frescas y enteras, mejor que en zumo, para que el índice glucémico sea menor. «En mermeladas o desecadas llevan mayor contenido de azúcar, lo que puede no ser indicado en algunas patologías, fundamentalmente en obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares», afirma.