Staphylococcus epidermidis
Staphylococcus epidermidis - Universidad de Bath
MICROBIOLOGÍA

¿Sabes que la bacteria más mortal reside en nuestra piel?

El Staphylococcus epidermidis es un pariente cercano del SARM y es una causa importante de infecciones potencialmente mortales después de la cirugía

MADRIDActualizado:

Olvídese del Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) y de la E. coli. Existe otra bacteria que se está volviendo cada vez más peligrosa debido a su resistencia a los antibióticos, y está presente en la piel de todas las personas. Se trata del Staphylococcus epidermidis, un pariente cercano del SARM, una causa importante de infecciones potencialmente mortales después de la cirugía, aunque los clínicos y los científicos a menudo no le prestan demasiada atención debido a que es muy abundante.

Investigadores del Centro Milner para la Evolución en la Universidad de Bath (Reino Unido) advierten que la amenaza que plantea este organismo debe tomarse más serio y adoptar y precauciones adicionales para aquellos con mayor riesgo de infección que se someten a una cirugía.

Genes

De hecho, se han identificado un conjunto de 61 genes que permiten que esta bacteria de la piel, normalmente inofensiva, cause enfermedades potencialmente mortales.

Esperan que al comprender por qué algunas cepas de S. epidermidis causan la enfermedad en ciertas circunstancias, en el futuro puedan identificar qué pacientes tienen mayor riesgo de infección antes de someterse a una cirugía.

«Las infecciones postquirúrgicas pueden ser increíblemente serias y mortales»

«Staphlococcus epidermidis es un patógeno mortal a simple vista», explica Sam Sheppard, director de la investigación. «Siempre se ha ignorado clínicamente, porque se asumió que era un contaminante en las muestras de laboratorio o simplemente se aceptó como un riesgo conocido de cirugía».

Pero advierte: «Las infecciones postquirúrgicas pueden ser increíblemente serias y mortales. Si podemos identificar los pacientes con mayor riesgo de infección –continúa-, podríamos dirigirnos adoptar precauciones de higiene adicionales antes de someterse a una cirugía».

Como reconoce Dietrich Mack, del Instituto Bioscientia de Medical Diagnostics GmbH, (Alemania), «estas infecciones son difíciles de diagnosticar y existe la esperanza de que los genes asociados a la enfermedad puedan ayudar a separar los aislados cutáneos inofensivos de las cepas de S. epidermidis causantes de la enfermedad en el laboratorio clínico».

El estudio se ha publicado en «Nature Communications».