El 29% de las muertes por aspiración de cuerpo extraño no alimentario lo son por globos
El 29% de las muertes por aspiración de cuerpo extraño no alimentario lo son por globos - ABC

¿Por qué son tan peligrosos los globos para los niños?

Si se aspiran, se adhieren y toman la forma de las vías respiratorias, lo que puede provocar una obstrucción completa

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un niño de cuatro años ha fallecido en Olot tras tragarse un globo inflable mientras jugaba en su casa con sus hermanos. Aunque pueda parecer complicado, los globos son objetos peligrosos, ya que si se aspiran, se adhieren y toman la forma de las vías respiratorias pudiendo provocar una obstrucción completa.

El 29% de las muertes por aspiración de cuerpo extraño no alimentario lo son por globos, algo que también puede ocurrir con los guantes de látex, advierten los doctores Javier Korta y Olia Sardón en un documento de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Estos dos pediatras alertan de que los globos son un riesgo particular en los más pequeños ya que pueden morder el globo inflado y aspirar los fragmentos mientras se asustan de su rotura.

La recomendación de la AEP es no dejar que los niños pequeños jueguen a inflar globos pues podría atragantarse, ya que son muy difíciles de ser expulsados.

La aspiración de un cuerpo extraño sigue siendo una causa común de accidente en los niños, especialmente con los frutos secos. Pero cualquier objeto pequeño puede ser causa de atragantamiento en los niños. Cuando se compren juguetes para niños pequeños, hay que evitar aquellos con piezas pequeñas en los niños menores de 5 años.

Cuando un objeto o alimento se introduce en la vía respiratoria no deja que el aire entre en los pulmones y causa una crisis de sofocación. Si no se consigue desobstruir la vía aérea, se puede producir una parada cardiorrespiratoria.

Si el niño tose con fuerza, hay que dejarle toser animándole a que siga haciéndolo y mantener la calma hasta que eche el cuerpo extraño. No hay que darle golpes en la espalda ni movilizarle ya que el cuerpo extraño se puede mover a una zona de más riesgo. Tampoco hay que meterle el dedo en la boca a ciegas porque podemos empujar el cuerpo extraño hacia dentro.

Por el contrario, si no lo puede sacar y la tos es débil, no es efectiva o tiene mucha dificultad para respirar hay que actuar. Lo primero que hay que hacer es pedir ayuda y llamar a emergencias 112 e inmediatamente poner en marcha las maniobras de reanimación. El objetivo principal es desobstruir la vía aérea, no sacar el cuerpo extraño, como explican en la web de Aepap.

Para evitar sustos, los pediatras recomiendan que siempre haya un adulto supervisando a los niños pequeños mientras comen o juegan. Es recomendable que los niños permanezcan sentados mientras comen, ya que si corren o juegan con comida en la boca, pueden atragantarse fácilmente. Tampoco se deberían dar al niño frutos secos o alimentos que puedan provocar atragantamiento hasta que tenga 5 años, como mínimo.