Mujer haciéndose una mamografía
Mujer haciéndose una mamografía - ARCHIVO
CÁNCER DE MAMA

Las pacientes con cáncer de mama in situ viven 10 años más que el resto de mujeres

Las mujeres mayores de 50 años tratadas de un CDIS tienen un riesgo un 10% inferior de morir por cualquier causa que la población general

MADRIDActualizado:

El carcinoma ductal in situ (CDIS) se corresponde con el tipo de cáncer de mama no invasivo más común en todo el mundo. Un carcinoma que, si bien inicialmente no es invasivo –las células tumorales se alojan en los conductos de la leche o ‘conductos galactóforos’, sin extenderse a otros tejidos de la mama ni a ningún otro órgano–, puede evolucionar con el paso del tiempo a otros tipos de cáncer de mama muy agresivos y con capacidad metastásica –es de decir, para migrar y expandirse por el organismo–. En consecuencia, las mujeres diagnosticadas de CDIS presentan un riesgo mucho mayor de fallecer por un tumor de mama. Pero no todo son malas noticias. Y es que como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto del Cáncer de Países Bajos en Ámsterdam (Países Bajos), las mujeres mayores de 50 años que han recibido tratamiento para el CDIS tienen una probabilidad inferior de morir por cualquier causa, hasta el punto de que su esperanza de vida es 10 años superior a la de la población femenina general.

Como explica Lotte Elshof, co-autora de esta investigación presentada en el marco del Congreso Europeo de Cáncer 2017 de la Organización Europa del Cáncer (ECCO) que se está celebrando en Ámsterdam, «recibir el diagnóstico de CDIS puede ser extremadamente estresante, y los estudios indican que muchas mujeres sobrestiman el riesgo asociado a la enfermedad y se muestran confusas sobre su tratamiento. Pero ahora, nuestro trabajo ofrece la tranquilidad de que el diagnóstico de CDIS no aumenta el riesgo de mortalidad».

Hallazgos ‘tranquilizadores’

Para llevar a cabo el estudio, los autores los historiales médicos de cerca de 10.000 mujeres holandesas diagnosticadas de CDIS entre los años 1989 y 2004 y siguieron su evolución durante un periodo superior a una década.

Los resultados mostraron que el riesgo de fallecimiento por un cáncer de mama entre las pacientes con DCIS se estableció en un 2,5% a los 10 años y en un 4% a los 15 años. Es decir, la probabilidad de deceso a causa de un tumor de la mama fue notablemente superior a la de la población femenina general. Todo ello a pesar de que esta tasa de mortalidad específica asociada al DCIS parece haberse reducido en las mujeres diagnosticadas más recientemente.

Nuestro estudio ofrece la tranquilidad a las mujeres de que el diagnóstico de CDIS no aumenta el riesgo de mortalidad
Lotte Elshof

Entonces, las pacientes con DCIS, ¿tienen un mayor riesgo de fallecer de forma prematura? Pues no. O cuando menos, no en todos los casos. Y es que el riesgo de mortalidad por cualquier causa en las pacientes mayores de 50 años que ya habían recibido tratamiento para el DCIS fue un 10% inferior al del resto de mujeres. Concretamente, este grupo de pacientes tenían, frete a la población femenina general, un riesgo inferior de deceso por enfermedades cardiovasculares, respiratorias o del sistema digestivo, así como por distintos tipos de cáncer distintos del de mama.

Pero, además de la cirugía, ¿el tratamiento del DCIS no conlleva la administración de radioterapia? Pues sí, lo que hace, como indican Jelle Wesseling, director de la investigación, «que nuestros resultados sean importantes, pues el tratamiento del DCIS con radioterapia puede causar efectos secundarios, incluido el daño en algunos órganos próximos como el corazón».

Sea como fuere, destaca Lotte Elshof, «puede parecer sorprendente que este grupo de mujeres tenga en realidad una menor tasa de mortalidad que la población general. Sin embargo, la inmensa mayoría de los casos fueron diagnosticados a través del cribado del cáncer de mama, lo que sugiere que las mujeres se encontraban los suficientemente bien y eran conscientes sobre su salud como para participar en estos programas de cribado».

Mortalidad ‘compensada’

En definitiva, y si bien el diagnóstico de cualquier tipo de cáncer es, simple y llanamente, aterrador, los resultados deberían tranquilizar, cuando menos parcialmente, a las pacientes a las que se les ha detectado un DCIS.

Como apunta Philip Poortmans, presidente electo de la ECCO, «esta investigación ofrece sosiego a las mujeres diagnosticadas de CDIS porque muestra que tienen una probabilidad de permanecer vivas a los 10 años del diagnóstico que no se disfruta la población general. Un resultado que, asimismo, es también tranquilizador con respecto a los riesgos potenciales de los efectos secundarios asociados a los tratamientos».

Así, concluye el especialista, «de manera destacable, el mayor riesgo de fallecer por un cáncer de mama es completamente compensado por la probabilidad de fallecimiento por otras causas. Esto puede deberse al, por lo general, mejor estado de salud y superior nivel socioeconómico de las mujeres que participan regularmente en los programas de cribado del cáncer de mama. Una posibilidad que deberá ser evaluada en futuros estudios».