Los niveles de vitamina D en la gestación pueden condicionar el riesgo de EM del futuro hijo
Los niveles de vitamina D en la gestación pueden condicionar el riesgo de EM del futuro hijo - ARCHIVO
ESCLEROSIS MÚLTIPLE

Niveles bajos de vitamina D en el embarazo aumentan el riesgo de esclerosis múltiple de los hijos

Los hijos de madres con unos bajos niveles de vitamina D en la gestación tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad en la edad adulta

MADRIDActualizado:

A día de hoy se han desarrollado diversos estudios que muestran que las personas que tienen bajos niveles sanguíneos de vitamina D tienen un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple. De hecho, una investigación recientemente publicada sugiere que los pacientes que ya tienen la enfermedad experimentan una mejoría de los síntomas cuando toman suplementos que contienen esta vitamina. Además, parece ser que mantener unos niveles adecuados de vitamina D también protege a nuestros descendientes frente a la enfermedad. Y es que según muestra un estudio llevado por investigadores de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard en Boston (EE.UU.), las personas cuyas madres tenían unos niveles deficientes de vitamina D durante el embarazo tienen un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple al alcanzar la edad adulta.

Como explica Kassandra L. Munger, directora de esta investigación publicada en la revista « JAMA Neurology», «nuestros resultados sugieren que la deficiencia de vitamina D durante el embarazo aumenta el riesgo de esclerosis múltiple de los descendientes».

Por tanto, se trata del primer estudio en el que se constata esta asociación. Y es que como apuntan los autores «las dos investigaciones previas en las que se examinó la asociación entre los niveles de vitamina D en el embarazo o los primeros años de vida y el futuro riesgo de esclerosis múltiple del niño no hallaron ninguna relación».

Deficiencia vitamínica

El objetivo del estudio fue evaluar la posible asociación entre los niveles sanguíneos de vitamina D –o más concretamente, de 25-hidroxivitamina D (25[OH]D)– durante los primeros meses de embarazo y el riesgo de esclerosis múltiple de los hijos.

Para ello, los autores contaron con 193 pacientes diagnosticados de la enfermedad –en su gran mayoría, hasta 163, mujeres– cuyas madres habían participado en la Cohorte de Maternidad de Finlandia –estudio en el que, entre otros aspectos, se evaluaron sus niveles vitamínicos durante la gestación.

La deficiencia de vitamina D durante el embarazo aumenta el riesgo de esclerosis múltiple de los descendientes
Kassandra Munger

El 70% de las muestras sanguíneas de las madres habían sido recogidas durante los primeros tres meses de embarazo, y el promedio de los niveles de vitamina D se situó por debajo de los considerados como normales.

Una vez comparados los niveles vitamínicos de las gestantes con hijos diagnosticados de esclerosis múltiple frente a los de 326 cuyos descendientes no desarrollaron la enfermedad, los resultados mostraron que la deficiencia de vitamina D en el embarazo conlleva un incremento del 90% en el riesgo de que el neonato padezca esclerosis múltiple al llegar a la edad adulta.

¿Suplementos de vitamina D?

Concretamente, los niveles identificados en el estudio como ‘deficientes’ y, por tanto, asociados a un mayor riesgo de esclerosis múltiple son aquellos inferiores a 12,02 ng/mL de 25(OH)D.

Y en este contexto, ¿puede afirmarse que, tal y como sucede con la sintomatología en los adultos con la enfermedad, los suplementos de vitamina D durante el embarazo disminuyan este riesgo?

Pues debe suponerse que sea así. Pero su eficacia en esta situación específica no ha sido aún demostrada, dado que esta cuestión no ha sido objeto de ninguna investigación. Como indica Kassandra Munger, «nuestro estudio no ofrece ninguna información sobre si el incremento de los niveles de 25(OH)D conlleva un efecto dosis-respuesta».

Como concluyen los autores, «necesitamos más estudios similares con poblaciones que presenten una distribución más amplia de niveles de 25(OH)D».