La ameba «comecerebros» se introduce en el cuerpo a través de la nariz
La ameba «comecerebros» se introduce en el cuerpo a través de la nariz - AM

Muere una niña de 10 años por una ameba «comecerebros» tras bañarse en un lago

Se trata de un organismo vivo unicelular que se encuentra comúnmente en agua dulce templada, como lagos y ríos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lily Mae Avant, una niña de Texas de 10 años, ha fallecido una semana después de contraer una ameba «comecerebros» mientras nadaba en el río Brazos y el lago Whitney cerca de Waco, informa KWTX, afiliada de CNN.

Después de ser trasladada al hospital el 8 de septiembre, una punción lumbar descubrió que había contraído Naegleria fowleri, conocida coloquialmente como ameba comecerebros. Se trata de un organismo vivo unicelular que se encuentra comúnmente en agua dulce templada, como lagos y ríos, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La escuela primaria Valley Mills, donde Lily era una estudiante de quinto grado, confirmó su muerte el lunes en Facebook, asegurando que el distrito escolar «está profundamente entristecido por la pérdida de Lily Avant».

Por su parte, el Cook Children's Health Care System declinó hacer comentarios cuando se le preguntó sobre la muerte de Lily porque el hospital no había recibido el consentimiento de los padres para hacerlo, según señaló la portavoz del centro sanitario, Kim Brown.

Se sabe que la ameba Naegleria fowleri ingresa en el organismo a través de la nariz, viaja al cerebro y destruye el tejido cerebral, según los CDC.

Entre 2009 y 2018, se reportaron 34 casos de infección por Naegleria fowleri en los EE.UU., de acuerdo con los CDC. De los 145 casos conocidos entre 1962 y 2018, solo cuatro personas han sobrevivido.

El pasado 22 de julio en Carolina del Norte, un hombre de 59 años, se convirtió en la primera persona en morir por la infección de este año después de nadar en una piscina en un parque acuático.

Naegleria Fowleri habita en cuerpos cálidos de agua dulce donde consume las bacterias del sedimento. La mayoría de los casos estudiados se han producido en los estados del sur de Estados Unidos, sobre todo en Texas y Florida. Cuando se interrumpe el sedimento de un lago, la ameba se agita en el agua. En consecuencia, los nadadores están expuestos a la posibilidad de inhalar el parásito por la nariz, donde invade los nervios olfativos y migra hacia el cerebro. Es ahí donde causa una condición peligrosa llamada: meningoencefalitis amebiana primaria.