Naomi Halas (izquierda) y Jennifer West , inventoras de la Terapia AuroLase, un tratamiento contra el cáncer que utiliza nanopartículas de oro para destruir el cáncer sin dañar el tejido sano.
Naomi Halas (izquierda) y Jennifer West , inventoras de la Terapia AuroLase, un tratamiento contra el cáncer que utiliza nanopartículas de oro para destruir el cáncer sin dañar el tejido sano. - Mike Williams/Rice University

Desarrollan una nueva terapia que destruye el cáncer de próstata sin dañar el tejido sano

Detrás del invento está una ingeniera que quiere evitar a los pacientes el mismo «infierno» por el que pasó su padre con los tratamientos convencionales para el cáncer de próstata

Actualizado:

Una ingeniosa terapia contra el cáncerde próstataque destruye los tumores sin los efectos secundarios debilitantes de la quimioterapia, la cirugía invasiva y la radiación ha logrado resultados prometedores en los ensayos clínicos, según un estudio publicado esta semana en la revista «PNAS».

Trece de los primeros 15 pacientes con cáncer de próstata tratados en un ensayo clínico de esta terapia focal basada en nanopartículas no mostraron signos detectables de cáncer un año después del tratamiento.

El documento presenta los resultados de 16 pacientes que fueron tratados en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York. Se cree que es el primer estudio clínico sobre una terapia fototérmica contra el cáncer, que utiliza nanopartículas iluminadas para calentar y destruir tumores, publicado en una revista científica de referencia, señalan los autores del estudio.

Detrás de esta terapia está la ingeniera y nanocientífica de la Universidad de Rice, Naomi Halas, cuyo padre sufrió hace años los terribles efectos secundarios del tratamiento del cáncer de próstata. Dos años después de su radioterapia, le fue casi imposible orinar. «Fue terrible», recuerda Halas. «Entraba y salía del hospital semanalmente. El médico lo cateterizaba y se iba a su casa. Las cosas estaban bien por unos días, y luego tenía que ir a la sala de emergencias. Era increíble por lo que tuvo que pasar», relata.

Halas recuerda una conversación que todavía la motiva. «Me dijo: 'Si pudieras evitar que solo una persona tuviera que pasar por el infierno por el que pasé, valdría la pena'», rememora la nanocientífica.

En el estudio, 16 hombres de 58 a 79 años con cáncer de próstata localizado de riesgo bajo a intermedio aceptaron participar en un ensayo de AuroLase Therapy, un tratamiento de ablación focal que utiliza nanopartículas de oro para calentar y destruir tumores. Quince de los 16 pacientes se sometieron al tratamiento de dos días, recibieron una infusión intravenosa de nanopartículas el día uno y se sometieron a un tratamiento de ablación guiado por imagen el día dos. Todos los pacientes fueron a casa el día del tratamiento y regresaron para las pruebas de seguimiento a los tres meses, seis meses y un año después del tratamiento. De los 15 que completaron el tratamiento, solo dos mostraron signos detectables de cáncer en las biopsias de seguimiento y las IRM un año después.

«La infusión de nanocápsula de sílice de oro permite una terapia enfocada que trata el cáncer mientras evita el resto de la próstata, preservando la calidad de vida del paciente al reducir los efectos secundarios no deseados, que podrían incluir la disfunción eréctil y / o la fuga de orina», señala el autor principal del estudio y el investigador principal del ensayo, el doctor Ardeshir Rastinehad, profesor asociado de urología y radiología en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai.

El ensayo, que está en curso y ha tratado a 44 pacientes en Mount Sinai y otras dos clínicas en Michigan y Texas, es la culminación de una búsqueda de 20 años por la ingeniera y nanocientífica de la Universidad de Rice, Naomi Halas, y la bioingeniera de la Universidad de Duke, Jennifer West. Halas y West, coautoras del nuevo estudio, que imaginaron por primera vez la terapia basada en nanopartículas alrededor del año 2000 mientras trabajaban juntas en la Escuela de Ingeniería Brown de Rice.

Las partículas, pequeñas esferas de sílice con una fina capa externa de oro, se denominan nanocapas. Son aproximadamente 50 veces más pequeños que un glóbulo rojo, y Halas los inventó en Rice en 1997. Alrededor de 2000, ella y West crearon un método para destruir las células cancerosas calentando nanocápsulas con un láser infrarrojo cercano de baja potencia que podría pasar inofensivamente a través del tejido sano.

El trabajo obtuvo premios nacionales y cobertura de prensa, y a principios de la década de 2000 Halas y West habían cofundado una startup con sede en Houston, Nanospectra Biosciences, para desarrollar la tecnología para uso clínico. Alrededor de ese tiempo, el padre de Halas, entonces de 85 años, fue diagnosticado con cáncer de próstata.

Desde el principio, West y Halas habían imaginado un tratamiento que destruiría el cáncer sin los efectos secundarios debilitantes a menudo asociados con la quimioterapia, la cirugía invasiva y la radiación. Y eso se había confirmado en sus primeros estudios en cultivos celulares y ratones.

«Este (estudio) es de 16 hombres, pero ¿cuándo llegue a ser 16.000? ¿Dieciséis millones? Porque 1 de cada 9 hombres tendrá que lidiar con esto en su vida. La idea de que este tratamiento podría aliviar los efectos secundarios y la miseria que experimentó mi padre es realmente conmovedora», explica Hals cuyo padre falleció hace años.

West dijo que los resultados muestran lo que es posible cuando los médicos e ingenieros trabajan juntos para resolver problemas. «Este trabajo demuestra el poder de la colaboración entre la ingeniería y la medicina. Muestra cómo la colaboración puede permitir la traducción de nuevas tecnologías interesantes a la medicina clínica para mejorar la vida de los pacientes», señala.