Una profesional examina una mamografía
Una profesional examina una mamografía - ARCHIVO
ONCOLOGÍA

La biopsia líquida avisa cuándo cáncer de mama se hace resistente a la terapia hormonal

Este sencillo análisis de sangre ayudará a seleccionar el tratamiento más adecuado para cada paciente, un paso más en la medicina personalizada

Actualizado:

Un complejo análisis de sangre altamente sensible puede detectar el momento en el que los tumores de mama se hacen resistentes al tratamiento hormonal. Además, dicha información obtenida a través de la biopsia líquida podría ser extremademente útil para guiar un nuevo tratamiento. El test proporciona una alerta temprana de la resistencia a los inhibidores de la aromatasa, que se emplean para tratar a mujeres con cáncer de mama con receptores de estrógeno (ER) positivos, el tipo más común.

Un equipo del Instituto de Investigación del Cáncer y el Royal Marsden NHS Foundation Trust, ambos en Londres, ha visto que la prueba podría detectar mutaciones en el gen del receptor de estrógenos ESR1 -que expresa resistencia al tratamiento hormonal- específicamente en las mujeres tratadas con inhibidores de la aromatasa.

La detección de mutaciones en este gen a partir del ADN del cáncer en la sangre podría permitir identificar rápidamente que los pacientes ya no se están beneficiando del tratamiento y cambiar a un medicamento alternativo, según los autores del trabajo, que se publica este miércoles en la revista « Science Translational Medicine».

Los investigadores inicialmente tomaron muestras de sangre de 171 mujeres con cáncer de mama ER-positivos y luego validaron sus resultados en tres grupos independientes de pacientes. De esta forma, vieron que las mutaciones ESR1 podrían detectarse mediante un método ultrasensible conocido como análisis multiplexado de PCR digital, que puede leer el código genético de pequeñas cantidades de ADN liberado por los tumores.

Errores de ADN

Este método demostró ser capaz de detectar errores de ADN de una forma tan sensible como las biopsias de tumores, con un 977% de coincidencia entre los dos métodos y en el futuro podría eliminar la necesidad de un procedimiento invasivo de ese tipo. Los científicos hallaron que una vez que se han detectado mutaciones ESR1, las células cancerosas mutadas se multiplicaron y se convirtieron en el tipo dominante en el cuerpo, llevando a la enfermedad a ser más agresiva y progresar rápidamente.

Estamos en una nueva era de la medicina personalizada del cáncer
Paul Workman

Las mujeres que tenían cáncer de mama con mutaciones ESR1 presentaban tres veces más probabilidades de progresar que las que no. La etapa en la que se trató el cáncer tenía una enorme influencia sobre cómo los cánceres se volvieron resistentes a los inhibidores de la aromatasa, que se utilizan como estándar después de la cirugía en mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama ER-positivo.

Las mutaciones en ESR1 sólo se produjeron en el 6% de las pacientes incialmente tratadas con inhibidores de la aromatasa cuando sus tipos de cáncer no se habían extendido, pero estaban en el 36 por de las enfermas cuando la enfermedad ya se había extendido alrededor del cuerpo en el momento en que se administraron los medicamentos.

No biopsias invasivas

La investigación sugiere que los cánceres más avanzados desarrollan resistencia a los medicamentos mucho más fácilmente, lo que refuerza la importancia del diagnóstico temprano y el tratamiento precoz para el cáncer. «Buscar el ADN del cáncer en la sangre nos permite analizar los cambios genéticos en las células cancerosas sin necesidad de biopsias invasivas. Nuestro estudio muestra cómo estas llamados biopsias líquidas se pueden usar para hacer un seguimiento del progreso del tratamiento en el tipo más común de cáncer de mama», destaca el líder del estudio, Nicholas Turner.

Turner añade que «la biopsia líquida podría dar a los médicos una alerta temprana de fracaso del tratamiento y, a medida que se desarrollan ensayos clínicos de fármacos que se dirigen mutaciones ESR1, ayudar a seleccionar el tratamiento más adecuado para las mujeres con cáncer avanzado».

El profesor Paul Workman, presidente ejecutivo del Instituto de Investigación del Cáncer, de Londres, apunta: «Estamos en una nueva era de la medicina personalizada del cáncer y las biopsias líquidas ofrecen la esperanza de que se pueda supervisar el tratamiento y adaptar de acuerdo a la evolución individual de un paciente de cáncer».