Anestesia epidural
Anestesia epidural - ARCHIVO
DEPRESIÓN POSTPARTO

La anestesia epidural parece reducir el riesgo de depresión postparto

A mayor alivio del dolor durante el parto, menor es la probabilidad de que la mujer desarrolle una depresión tras el alumbramiento

MADRIDActualizado:

La anestesia epidural, esto es, la administración de un anestésico local en el espacio epidural para ‘bloquear’ las terminaciones nerviosas en su salida de la médula espinal, es una de las opciones más demandas por las mujeres que van a afrontar el parto. No en vano, está considerada como la mejor estrategia para aliviar el dolor durante el alumbramiento. Todo ello a pesar de que, como ocurre con cualquier tratamiento, no está exenta de riesgos, tanto para la madre como para el bebé. Sin embargo, parece que este tipo de analgesia también ofrece una ventaja hasta ahora desconocida. Y es que como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh (EE.UU.), la anestesia epidural reduce la probabilidad de que la nueva madre sufra una depresión postparto.

Como explica Grace Lim, directora de esta investigación presentada en el marco de la Reunión Anual 2016 de la Sociedad Americana de Anestesiología (ASA) que se está celebrando en Chicago (EE.UU.), «el dolor del parto va más allá de la experiencia del alumbramiento. Puede ser psicológicamente dañino para algunas mujeres y puede jugar un papel significativo en el desarrollo de la depresión postparto. Y lo que hemos observado es que algunas mujeres que experimentan un buen alivio del dolor con la analgesia epidural son menos susceptibles a padecer síntomas depresivos durante el postparto».

Cuestión de dolor

A día de hoy se sabe que, con independencia de otros aspectos como un historial previo de ansiedad o depresión o el dolor postparto causado por un daño tisular en el alumbramiento, el dolor durante el parto sigue siendo un importante factor de riesgo para el desarrollo de depresión postparto en muchas mujeres. Entonces, ¿es posible que el alivio de este dolor pueda ser útil para reducir esta probabilidad de depresión en la nueva madre?

Para responder a esta cuestión, los autores analizaron los historiales médicos de 201 mujeres que utilizaron la anestesia epidural y en las que se evaluó el dolor durante el parto utilizando una escala de 0 a 10 puntos. Asimismo, los investigadores calcularon el porcentaje de dolor aliviado (PIP) durante el parto gracias a la anestesia epidural y el riesgo de depresión posparto a las seis semanas del alumbramiento –para lo que usaron la ‘Escala de Depresión Postnatal de Edimburgo (EPDS).

Algunas mujeres que experimentan un buen alivio del dolor con la analgesia epidural son menos susceptibles a padecer depresión postparto
Grace Lim

Los resultados mostraron que a mayor porcentaje de dolor aliviado durante el alumbramiento, menores eran las puntuaciones en la escala EPDS de depresión postparto.

Sin embargo, como indica Grace Lim, «si bien encontramos una asociación entre las mujeres que experimentaron un menor dolor durante el parto y un menor riesgo de depresión postparto, no sabemos si un control efectivo del dolor con la analgesia epidural asegurará que las mujeres eviten desarrollar esta depresión».

Depende de la nueva madre

Lógicamente, como recuerdan los propios autores, el dolor del parto no es igual para todas las mujeres. Tal es así que puede resultar más problemático para algunas parturientas que para otras. Y de la misma manera, el riesgo de desarrollar una depresión postparto puede variar, y mucho, entre las nuevas madres.

Como apunta la directora del estudio, «la depresión postparto puede desarrollarse por distintos factores, caso de los cambios hormonales, la adaptación psicológica a la maternidad, el apoyo social o el historial de trastornos psiquiátricos previos».

Por tanto, concluyen los autores, «deben requerirse más estudios para identificar que mujeres son más susceptibles a padecer un dolor intenso durante el parto y ver quiénes se podrían beneficiar en mayor medida de las estrategias para el control de este dolor para, así, ayudarlas a reducir el riesgo de dolor durante la recuperación postparto».