El kratom es una planta originaria del sudeste asiático que actúa como opioide
El kratom es una planta originaria del sudeste asiático que actúa como opioide - AFP

Alerta por el uso de un analgésico y sedante natural que ha matado a 91 personas en EE.UU.

El kratom es una planta del sudeste asiático que produce efectos estimulantes en dosis bajas y actúa como un opioide en dosis más altas

Actualizado:

Los centros de prevención y control de enfermedades de EE.UU. (CDC) han actualizado en una nota el número de muertes en este país por consumo de kratom, que ya ascienden a 91. El kratom es una planta originaria del sudeste asiático que produce efectos estimulantes en dosis bajas y actúa como un opioide en dosis más altas. Algunos estudios advierten de que tiene potencial para generar abuso y dependencia. En EE.UU. se ha vuelto muy popular como suplemento herbal o dietético.

El kratom fue determinado como causa de muerte en 91 (59.9%) de las 152 personas fallecidas que dieron positivo a esta planta, incluidos siete para quienes el kratom fue la única sustancia que dio positivo en las pruebas toxicológicas postmortem, aunque no se puede descartar la presencia de sustancias adicionales.

En aproximadamente el 80% de las muertes en el que estuvo involucrado el kratom, los fallecidos tenían un historial de uso indebido de sustancias, y aproximadamente en el 90% no había evidencias de que estuvieran recibiendo tratamiento médico para el dolor con supervisión médica. Las pruebas de toxicología postmortem detectaron múltiples sustancias para casi todos los difuntos. El fentanilo, un potente opioide sintético similar a la morfina, y sus análogos, fueron las sustancias coexistentes identificadas con mayor frecuencia, seguidas de la heroína, benzodiazepinas, los opioides recetados, y la cocaína (18.4%).

Las muertes positivas por kratom representaron menos del 1% de todas las muertes por sobredosis entre julio de 2016 y diciembre de 2017. Como la identificación de kratom depende del método, las autoridades advierten de que estos datos pueden subestimar el número de muertes relacionados con el kratom, aunque no se puede determinar la extensión.