Viajar más seguros

Vacunarse antes de salir de viaje no es un capricho y no hacerlo puede tener importantes consecuencias desde un punto de vista de salud. «Es más rentable aplicar las

Actualizado:

Vacunarse antes de salir de viaje no es un capricho y no hacerlo puede tener importantes consecuencias desde un punto de vista de salud. «Es más rentable aplicar las medidas de prevención ante un viaje, entre las que está incluida la vacunación, que no hacerlo debido a la relación riesgo/beneficio que existe», asegura José Muñoz, del hospital Clínic de Barcelona.

En una época en la que la movilidad es casi permanente, estar protegidos ante posibles enfermedades, desconocidas en los países de origen, pero endémicas en los de destino, resulta muy conveniente. Antes de emprender el viaje se debe hace una «profilaxis del viajero», asegura José Vicente Hernández, del hospital Carlos III de Madrid.

Ambos expertos coinciden que lo importante es hacer una «individualización del viajero». Aunque, de forma general se puede hablar de vacunas obligatorias y vacunas recomendadas.

Existen vacunas obligatorias en algunos países y otras que aunque no lo sean, son muy recomendables, afirma Hernández. «Por ejemplo, en muchos países se exige la vacuna de la fiebre amarilla y otros exigen en época de la peregrinación a la Meca la de la meningitis y la de la gripe A. Las recomendadas a veces son más necesarias que las obligatorias».

ObligatoriasDe acuerdo con la información de Sanidad Exterior, algunas vacunaciones están sometidas a reglamentación internacional, pudiendo ser exigido por las Autoridades locales del país que se visita. Este tipo de vacunación sólo se administra en los Centros de Vacunación Internacional autorizados y aprobados por la Organización Mundial de la Salud, en donde se proporciona el Certificado Internacional de Vacunación. Entre éstas está la vacuna de la fiebre amarilla, una enfermedad vírica de declaración internacional obligatoria, que se transmite por la picadura de un mosquito infectado, cuya vacunación es obligatoria para entrar en algunos países. «Independientemente de su posible exigencia, se recomienda esta vacunación a todos los viajeros que se dirijan a zonas infectadas de África y América del sur», asegura el informe.

En cuanto a las vacunas recomendadas, son varias las que se aconsejan, dependiendo del destino. «La selección de las vacunas para un viaje determinado dependerá de la situación sanitaria concreta del país a visitar, de las enfermedades endémicas que le afecten, de las características del viaje (no se corren los mismos riesgos en un viaje de aventura que en uno organizado y no es lo mismo un viaje a una zona rural que a una zona urbana), de la duración del mismo, de la situación general de salud del propio viajero y del tiempo disponible antes del viaje». Entre las éstas se encuentran: cólera, fiebre tifoidea; hepatitis A y B , meningitis meningocócica, poliomielitis, rabia, tétanos, pero también encefalitis primero estival, encefalitis japonesa, neumococo, difteria, gripe, etc.

Tipos deviajeroLos expertos coinciden que cada persona es distinta y por eso, es importante la individualización.«No es lo mismo el viajero aventurero que el que viaje en un grupo organizado», asegura. El primero, suele ser, en la mayoría de los casos, un viajero más experimentado, que conoce los riesgo y suele tener más conciencia. «Pero también es el que está más expuesto», indica Hernández

NiñosEl caso de los niños es diferente. «Es importante -coinciden los expertos- que tengan su calendario vacunal en regla. «Fundamental e indispensable -asegura Hernández-, porque es una edad propicia para que puedan contraer algunas enfermedades tropicales. Además, si se viaje a países donde se exige la vacuna de la fiebre amarilla, esta no se puede poner hasta que el niño tenga al menos 9 meses de edad, aunque con preocupación. A partir del año se puede poner con tranquilidad» señala Muñoz. En el caso del tifus, no es recomendable ponerla antes de los dos años. En cualquier caso, «es el pediatra el que define las necesidades del niño», señala Hernández.

InmigraciónUn problema actual es la vacunación de los inmigrantes residentes en España desde hace tiempo. Estas personas, que suelen regresar a sus países de vacaciones, acuden a vacunarse en un porcentaje mucho más bajo de lo que deberían. La mayoría piensa que son inmunes, dice Hernández, y solo son inmunotolerables; "es decir, la enfermedad cursa de un moco más leve. Además, la inmunotolerancia desaparece al cabo de 2o 3 años". 

Los expertos coinciden en que es preciso llevar el mensaje a estas personas de que también se tienen que vacuna, aunque sean nativos del país al que van a viajar. Por ejemplo, en el hospital Carlos III estamos viendo más casos de malaria entre inmigrantes que entre nativos españoles.

El problema, dice Muñoz, es que el mensaje de la vacunación no ha llegado a los inmigrantes. En nuestro hospital, donde recibimos unas 1.500 consultas anuales, apenas el 40% son de inmigrantes.

Cinco razones para vacunarse antes de salir de viaje.

1. La vacunación es la mejor garantía de que no se produzca una enfermedad seria durante el viaje, y posiblemente a la vuelta.2. Las vacunas que se ponen son seguras, eficaces y cómodas de administrar.3. Sólo con una vacunación se está cubierto durante varios años.4. Hay enfermedades que podemos adquirir en países exóticos, pero también en Europa y España, que pueden prevenirse con una vacuna.5. Además, permite valorar el estado vacunal de la población y mantener al día el calendario vacunal.

Con la colaboración de Sanofi Pasteur MSD.SPMSD es ajeno a su contenido