El pescado rico en omega 3 protege del riesgo cardiovascular en mujeres jóvenes

Las mujeres en edad fértil obtienen protección cardiovascular si consumen pescado rico en omega 3 habitualmente.

Actualizado:

El consumo de pescado rico en ácidos grasos omega 3, como el bacalao, el salmón, el arenque y la caballa, podría reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular en mujeres jóvenes en edad fértil, de acuerdo con una investigación que se publica hoy en Hypertension.

Según los investigadores, aquellas mujeres que no comían pescado o lo hacía en ocasiones contadas tenían un 50% más de problemas cardiovasculares a los ocho años de seguimiento del estudio que las que comían pescado con regularidad. En comparación con las mujeres que comían pescado rico en omega-3 semanales, el riesgo era de un 90% más elevado para aquellas que nunca o casi nunca ingerían pescado.

Los investigadores analizaron los datos de una cohorte de población nacional danesa de 49.000 mujeres con edades entre los 15 y 49 años. Los investigadores registraron 577 eventos cardiovasculares durante un periodo de ocho años, incluyendo cinco muertes por enfermedades cardiovasculares en mujeres sin diagnóstico previo de la enfermedad. En total, 328 eventos se debieron a la enfermedad hipertensiva, 146 a enfermedad cerebrovascular y 103 por enfermedad isquémica del corazón.

Mujeres jóvenes

«Este es el primer estudio de este tamaño que se ha centrado exclusivamente en mujeres en edad fértil», dijo Marín Strøm, del Statens Serum Institut en Copenhague (Dinamarca). El mensaje de este estudio, señaló, es que a pesar de que se pensaba que los beneficios del consumo de pescado rico en omega 3 pueden no ser evidentes durante 30 o 40 años, nuestro estudio muestra que no siempre es así. «Hemos visto una fuerte asociación con la enfermedad cardiovascular en las mujeres que todavía estaban todavía en la treintena».

«Hombres y mujeres comparten muchos factores de riesgo cardiovascular, pero algunos estudios han demostrado que también puede haber diferencias de género. Por ejemplo, los niveles de inflamación, colesterol y triglicéridos pueden tener una influencia más negativa en las mujeres», dijo Strom.

En este estudio, incluso las mujeres que comían pescado sólo un par de veces al mes se beneficiaron, pero es importante destacar que para obtener el mayor beneficio de pescado y aceites de pescado se debe ingerir pescado como plato principal al menos dos veces a la semana.