El ejercicio, incluso leve, puede reducir el riesgo de cáncer de mama

Practicar ejercicio y mantener un peso regular podría reducir el riesgo de cáncer de mama, asegura un estudio publicado en Cancer.

Actualizado:

La actividad física -ya sea leve o intensa, y antes o después de la menopausia- puede reducir el riesgo de cáncer de mama; sin embargo, este efecto beneficioso puede ser eliminado por un aumento de peso, según una investigación que se publica en Cancer, que sugiere que las mujeres podrían reducir su riesgo de cáncer de mama a través del ejercicio y al mantener su peso.

A pesar de que múltiples estudios han demostrado que la actividad física reduce el riesgo de cáncer de mama, todavía quedan muchas cuestiones por resolver. Por ejemplo, ¿con qué frecuencia, cuánto tiempo y cómo de intensa debe ser la actividad física para proporcionar beneficios? Además, ¿el efecto beneficioso es igual para todas las mujeres y para todos los tipos de cáncer de mama?

Para investigarlo, el Lauren McCullough, de la Universidad de Carolina del Norte, la Escuela Gillings de Salud Pública Global en Chapel Hill (EE.UU.), y sus colegas buscaron un vínculo entre la actividad física recreativa, hecho en diferentes momentos de la vida, y el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

El estudio incluyó a 1.504 mujeres con cáncer de mama (233 invasiva y no invasiva 1.271) y 1.555 mujeres sin cáncer de mama que tenían 20 a 98 años de edad.

Ejercicio regularLas mujeres que hacían ejercicio, ya sea durante sus años reproductivos, o después de la menopausia tenían un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama. Aquellas que hacían ejercicio de 10 a 19 horas por semana experimentaron el mayor beneficio, una cifra cercana al 30% en la reducción de riesgo. El beneficio se apreciaba para todos los niveles de intensidad, y era especialmente relevante para el cáncer de mama con receptores hormonales positivos (ER positivo o PR).

Cuando los investigadores examinaron los efectos conjuntos de la actividad física, del aumento de peso y de la forma del cuerpo, encontraron que incluso las mujeres activas que obtuvieron una cantidad significativa de peso -especialmente después de la menopausia- tenían un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, lo que indica que el aumento de peso puede eliminar los efectos beneficiosos del ejercicio sobre el riesgo de cáncer de mama.