La detección del VPH en mujeres mayores de 30 años debe repetirse a los 2 años

Los test para el virus del papiloma humano en mujeres mayores de 30 años deben hacerse cada 2 años.

Actualizado:

Las mujeres mayores de 30 años que han tenido resultados positivos en el test del virus del papiloma humano (VPH) deberían repetir la prueba a los dos como parte de l programa de cribado del cáncer de cervix, según un estudio publicado en Journal of the National Cancer Institute.

La infección por VPH es la causa principal del cáncer de cérvix, aunque la mayoría de las mujeres infectadas por el VPH no tienen patología cervical y las infecciones por VPH suelen desaparecer en las mujeres menores de 25 años. Por eso motivo, los programas de cribado se aconsejan en mujeres mayores de 30 años. La identificación del tipo de cepa del VPH es importante, ya que sólo algunas se asocian con el riesgo de cáncer. Además, sólo las infecciones persistentes detectables parecen estar asociados con dicho riesgo. Sin embargo, hasta ahora se habían realizado pocos estudios a largo plazo que valoraran la persistencia de estas infecciones y el riesgo de cáncer de cervix.

Virus persistente

En este trabajo, realizado por el equipo de Hui-Chi Chen, del Centro de Investigación Genómica de Taipei (Taiwán), se ha determinado la asociación entre las infecciones persistentes por el VPH y el riesgo de cáncer de cuello uterino en las mujeres mayores de treinta años. El trabajo ha analizado los datos de 11.923 mujeres de 30 años durante un período de 16 años. Éstas se sometieron a las pruebas de referencia: test de ADN para el VPH y citología: los test se repitieron a los dos años.

Los resultados mostraron que el riesgo era mayor en las mujeres con VPH carcinogénico detecta tanto en la primera prueba como en la que se realizó a los dos años. Dado que la duración de la infección, más que la infección única, predice el riesgo de cáncer cervical, los investigadores creen que no sería útil repetir la prueba de VPH con una frecuencia mayor de dos años para aquellas mujeres VPH positivas.

Fortalezas del estudio

En un editorial adjunto, Kevin A. Ault, del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Emory University School of Medicine (EE.UU.), señala «la infección persistente por el VPH es un paso intermedio en el desarrollo del cáncer de cuello uterino». Dice Ault que el estudio tiene varios puntos fuertes, incluyendo la larga duración del seguimiento, una muestra de gran tamaño, y la vinculación con el registro nacional de cáncer. Asimismo, añade que el trabajo muestra que las mujeres con resultados negativos las pruebas del VPH tienen un riesgo mucho menor de desarrollar enfermedad de cérvix.