Antidiabéticos más seguros

Un nuevo compuesto podría dar origen a nuevos tratamientos para la diabetes más seguros.

Actualizado:

Científicos del Instituto Scripps de Investigación y de la Universidad de Harvard, han creado una nueva clase de compuestos antidiabéticos que se dirigen a un único interruptor molecular, lo que abre el camino para el desarrollo de terapias contra la diabetes sin los efectos secundarios adversos como los que, en la actualidad, producen algunos medicamentos disponibles. El nuevo estudio, dirigido por Patrick R. Griffin y Bruce Spiegelman, del Instituto del Cáncer Dana-Farber de Harvard, y Theodore Kamenecka, científico en Scripps, ha sido publicado en la revista Nature. El nuevo compuesto que describe el estudio es conocido como SR1664.

«Hemos descubierto nuevos compuestos que trabajan de manera efectiva a través de un mecanismo de acción único», explica Griffin, que añade que este mecanismo de acción único parece limitar de manera significativa los efectos secundarios asociados con los medicamentos que se comercializan actualmente. «Parece que podemos desarrollar toda una nueva clase de medicamentos para la diabetes y quizás otros trastornos metabólicos», afirma Spiegelman.

Obesidad

El estudio sigue la investigación previa de los autores publicada el año pasado en Nature que apuntaba que un mecanismo relacionado con la obesidad podría estar involucrado en el desarrollo de la resistencia a la insulina. En esa investigación, el equipo encontró alteraciones en varios genes cuando una proteína conocida como PPARG era sometida a la fosforilación (cuando un grupo fosfato se añade a una proteína) por la quinasa Cdk5, una enzima implicada en una serie de importantes vías sensoriales.

El nuevo estudio confirma que el bloqueo de la acción de Cdk5 en PPARG es un enfoque terapéutico viable para el desarrollo de agentes antidiabéticos. El nuevo compuesto SR1664 posee una influencia potente en el receptor nuclear de PPARg, pero no activa la transcripción de genes a través del mecanismo normal del receptor. Mientras que Griffin hace hincapié en la dificultad de evaluar plenamente los efectos secundarios de los nuevos compuestos, como el SR1664, la nueva investigación es muy positiva ya que demuestra claramente menos efectos secundarios, como el aumento de peso o el aumento del volumen plasmático.