YoutubeEl depredador «creado» por el hombre que amenaza ciudades americanas

En este vídeo de YouTube puede verse un ejemplar de «coywolf», un increíble híbrido de lobo, coyote y perro doméstico

Actualizado:

La acción del ser humano sobre espacios naturales puede afectar a muchas formas de vida. Algunas especies ven cómo sus hábitats son destruidos y quedan en serio peligro, otras han llegado a extinguirse. En ciertos casos, los animales tienen que abandonar su lugar de residencia y buscar un nuevo hogar, como aquellos osos polares que asediaron a un grupo de científicos en una isla del Ártico, desorientados por el cambio climático. Precisamente un cambio de hábitat es lo que ha originado una nueva especie depredadora en Norteamérica.

Le llaman 'coywolf' y lo hemos conocido a través del blog Unilad. Como es obvio, su nombre hace referencia a sus orígenes: tiene aproximadamente un 25% de lobo y un 66% de coyote. El resto de su ADN procede de perros domésticos, de razas como pastor alemán o dóberman. La población de este peculiar animal está creciendo a pasos agigantados en el este de Norteamérica, donde se calcula que ya hay más de un millón de ejemplares repartidos por distintas zonas.En este vídeo de YouTube puede verse un ejemplar de este increíble híbrido de lobo, coyote y perro doméstico.

¿Cómo llegó a nacer esta especie híbrida? La destrucción de los bosques en que solían vivir los lobos provocó que se desplazasen del territorio que tradicionalmente ocupaban. Ante la escasez de parejas en las nuevas áreas, optaron por reproducirse con perros domésticos y coyotes. Los científicos creen que el proceso comenzó hace aproximadamente un siglo. Y aunque lo híbridos no suelen tener éxito en la naturaleza salvaje, esta mezcla sí ha logrado sobrevivir, expandirse e incluso colonizar una región en la que establecerse.

La clave puede estar en las renovadas características del 'coywolf'. Son considerablemente más grandes y fuertes que los coyotes, lo que les convierte en depredadores más peligrosos. Del lobo han heredado su sociabilidad, de manera que han aprendido a cazar en grupo. Ya se les ha visto derrotar a adversarios imponentes, inalcanzables para los coyotes naturales, como los alces. Un solo 'coywolf' puede dar caza a un ciervo de pequeño tamaño sin demasiados apuros.

Pero la mescolanza de rasgos hace que este animal se adapte también a otro tipo de dieta. No dudan en aproximarse a zonas urbanas, donde se alimentan indistintamente de restos de comida y de todo aquello que encuentran en los huertos, como calabazas o sandías. Lo preocupante para las personas que viven cerca de ellos es que las mascotas están igualmente entre sus objetivos. Apresan ardillas en los parques y no hacen ascos a los gatos, que llegan a devorar hasta los huesos.