Los habitantes de un pueblo rechazan una campo de placas solares por miedo a «chupar la energía del sol»

Los habitantes de una ciudad en Carolina del Norte, Estados Unidos, votaron en contra de la creación de una granja de paneles solares, entre otros motivos, porque temen que absorba la energía del sol y provoque cáncer

Actualizado:

La ciudad de Woodland, situada en el estado de Carolina del Norte, ha logrado parar los planes de creación de una granja de paneles y una de las razones que alegaron sus habitantes fue el miedo a que «chupase la energía del sol».

Los concejales votaron en contra del proyecto que haría posible construir una planta de la compañía Strata Solar cerca de la autopista norte de la localidad, según informa News-Herald.com.

Incluso, fueron más allá, y apoyaron una moratoria para la instalación de futuros paneles después de que los habitantes dejaran muy clara su oposición.

Jean Mann, una antigua profesora de ciencias, explicó en el pleno que los paneles evitaban la fotosíntesis e impedían que las plantas creciesen. Según Mann, en zonas cercanas a paneles había visto que las plantas estaban marrones y muertas por la falta de luz solar. La compañía, Strata Solar negó todas estas alegaciones. «No absorben energía extra», indicó un representante de la compañía.

Mann también hizo hincapié en el número de muertes causadas por cáncer en la zona, indicando que no había ninguna evidencia de que no estuvieran causadas por los paneles solares.

«Vais a matar nuestra ciudad», comentó otro de los asistentes. «Toda la gente joven se va a ir».

Sin embargo, el hecho de que la ciudad no se beneficiase económicamente porque los paneles estarían situados fuera de los límites del municipio, solo en secciones extraterritoriales fue el principal motivo.

Así, la ciudad solo recibiría aproximadamente 70.000 dólares por año para el departamento de bomberos en el caso de que hubiera algún accidente en la planta.