Captura de pantalla de los septillizos McCaughey, los primeros de la historia que consiguen sobrevivir
Captura de pantalla de los septillizos McCaughey, los primeros de la historia que consiguen sobrevivir - @ABC

Los primeros septillizos en sobrevivir de la historia se gradúan en un instituto de Iowa

La familia McCaughey asombró al mundo de la medicina en 1997 cuando la madre, Bobbi, dio a luz a sus siete hijos después de haber recibido un tratamiento de fertilidad

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Suele decirse que la realidad siempre supera a la ficción. La historia de estos septillizos que acaban de graduarse en el instituto Carslile de Iowa (EE.UU.) demuestra que este tópico a veces se cumple. Los siete hermanos de la familia McCaughey –Kenny, Kelsey, Natalie, Brandon, Alexis, Nathan y Joel– asombraron al mundo de la ciencia y de la medicina el 19 noviembre de 1997, pues, a pesar de nacer con nueve semanas de antelación, consiguieron sobrevivir, convirtiéndose en los primeros septillizos del mundo en hacerlo.

La historia de estos septillizos es aún más impresionante teniendo en cuenta que su madre, Bobbi McCaughey, nació con una malformación en la glándula pituitaria que le impedía segregar las hormonas suficientes para estimular la ovulación. Después de someterse a un tratamiento de fertilidad con el medicamento Metrodin, los McCaughey se quedaron embarazados de septillizos y decidieron renunciar a la reducción selectiva de embriones a pesar del alto riesgo.

A pesar de que los septillizos nacieron con un peso muy reducido, entre 1 y 2 kilogramos cada uno, y que dos de ellos –Alexis y Nathan– padecen parálisis cerebral, todos han conseguido graduarse en el instituto el pasado domingo. De hecho, Alexis ha terminado el instituto entre el 15% de los mejores alumnos de su clase y es miembro junto con su hermana Natalie de la Sociedad Nacional del Honor.

Ahora, les toca separarse ya que cada uno de los septillizos seguirá un camino diferente en su vida. Dos de los hermanos acudirán con una beca completa la Universidad Hannibal-Larange del Estado de Missouri, otros han optado por el ejército y algunos se incorporarán directamente al mercado laboral. Vestidos con una toga roja y negra en el acto de graduación de su instituto, los septillizos han vuelto a asombrar al mundo con su historia de superación. Tan emocionada como orgullosa de sus siete hijos, Bobbi McCaughey declaró para el diario Des Moines Register que la separación de los septillizos, dieciocho años después de su nacimiento, va a ser «bastante drástica» porque «todos se van a ir a la vez».

Sin embargo, a lo largo de su vida, la familia McCaughey ha contado con numerosos apoyos y ayudas para sacar adelante a sus septillizos. Entre las donaciones que recibieron destaca una casa de unos 1.700 metros cuadrados, que el padre de la familia, Kenny McCoughey, siempre ha utilizado para recordar a sus hijos que tenían que esforzarse y trabajar duro: «Mi miedo siempre ha sido que nuestros hijos pensaran que con nuestro sueldo nos podíamos permitir todas las cosas que tenían. Les he mostrado que la realidad es dura y que si quieres algo, tienes que trabajar por ello».

Además de la casa, los padres de los septillizos recibieron la llamada del por entonces presidente de los EE.UU., Bill Clinton, y aparecieron en el programa de la archiconocida Ophra Winfrey. Una furgoneta, un año de productos Kraft y dos años de pañales gratis, además de dos viajes a Disneyland o a Mallorca, fueron otros de los presentes que recibieron los primeros septillizos que consiguieron sobrevivir en la historia.